¿DE LOS NUESTROS O DE LOS OTROS?

Siempre me ha dado mucho "repelús" oír hablar a los políticos de los "solidarios" que somos. Pura bazofia que nos queremos creer, pero que es una total y absoluta aberración. En el mejor de los casos damos lo que nos sobra y que siempre es mucho menos de lo que realmente nos sobra. Podríamos hablar de migajas. 

Ahora me estoy refiriendo a Ucrania. Con el resto de olvidados por los dioses, no llegamos ni a migajas. Los vemos morir en el mar, en los bosques limítrofes a Hungría, en el desierto...  En los bombardeos indiscriminados que hacen... "los nuestros" y... NADA. Ya no salen ni en una pobre reseña en la prensa, pero los muertos se siguen acumulando.

Lo de Ucrania es puro miedo. En el fondo nos daría igual si estuviesen unos pocos centímetros más alejados en el mapa. Más que nada es un puro problema de cercanía. "¡Qué malo es el Putin ese!".

¿Solidaridad? Gran palabra que pierde su sentido cuando la subimos y bajamos de los altares día sí día también. Me avergüenza ver en la tele a esa gente "solidaria" comportándose como locos histéricos comprando compulsivamente en grandes cantidades cosas que no necesita. Porque cuando el miedo nos grita: "¡Sálvese quién pueda!" sólo una terrible avalancha "solidaria" nos puede frenar.

Es el monstruo que hemos creado. Es el monstruo en el que nos hemos convertido.

¿De los nuestros o de los otros? Pero si en el fondo nos da igual.










8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

El roto, como siempre, hurgando en la herida. Con Ucranianos estamos siendo más "solidarios" son claritos de piel, rubios, con ojos azueles y sus mujeres son hasta guapas, ¿hacemos lo mismo con aquellos/as que tienen que atravesar el desierto y cruzar el mediterráneo?, nada más escribirlo se me cae la cara de vergüenza.

Saludos

manouche dijo...

Solidaridad...en palabras.

n⬲xeus dijo...

La solidaridad es un concepto que en cierto modo pasa como con el culo: Cada cual tiene el suyo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel.
A mi también. Y a veces pienso si esto que está pasando y cómo lo estamos gestionando no será un indicativo de la decadencia del sistema.
¿Se puede seguir mucho tiempo así?
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola manouche.
Debería ser en letras mayúsculas: SOLIDARIDAD. Pero me temo que no somos capaces.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Ricard.
Lo utilizamos como tal, pero el concepto es mucho más grande que cualquier culo.
Un abrazo.

Juanan dijo...

Cada vez con más frecuencia me invade el sentimiento de renunciar a entender nada: la invasión de Ucrania por parte de Rusia, con Putin aclamado en olor de multitudes (o sea, con olor a sudor, que la sangre y las lágrimas las ponen otros); el acuerdo de Sánchez (permitáseme personalizarlo en él) con el sátrapa (otro más) rey de Marruecos, en detrimento del pueblo saharaui; el conflicto de los transportistas, donde la derecha reaccionaria (¿hay alguna que no lo sea?) ha acudido a pescar lo que caiga... Afortunadamente, no me dura mucho, pero temo que en algún momento ese sentimiento no me abandone y sea yo el que diga a todo y a todos, como aquel artista: ¡“Váyanse a la mierda!" Pero, bueno, ¿no nos estamos yendo ya, irremisiblemete y sin frenos, a la puta mierda?

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juanan.
Totalmente de acuerdo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.