LA FOTO: Sube y sube y sube...

6 comentarios

 


 

Leer más...

ECOLO - GUAY

9 comentarios

En relación a la reflexión del otro día sobre los aguacates y la depredación forestal que provocan en algunos países de América Latina, al día siguiente me encontré con este artículo, que nos alerta de lo cerca que está ese desastre ecológico que parecía tan lejano: "El mango y el aguacate se beben el agua de La Axarquía malagueña".

 Sin más. Hoy el tema es otro, pero en la misma línea.

 En la otra cara de la moneda de la producción masiva de productos agrícolas y de otra índole, tenemos la producción "ecológica" que, bienintencionadamente trata de poner un poco de cordura e impulsar una forma de consumo un poco más equilibrada con el entorno. Las comillas al concepto de "ecológica" se las pongo porque en este tema también hay mucho de qué hablar, y no siempre bien. Pero bueno, trato de centrarme en esos productos, no sólo de alimentación, que intentan acercarse un poco a lo que es una producción equilibrada y saludable con el entorno a la vez que busca una recompensa justa para los trabajadores que se dedican a ello. Aunque esto último, no siempre.

En esta línea podemos encontrar en el mercado tiendas que venden ropa, complementos, productos de alimentación, etc., que tratan de colocarse el marchamo de "ecológico". En realidad en todas las líneas de consumo existe la posibilidad de comprar "ecológico". Coches, teléfonos móviles... Visto desde un punto de vista comercial, dado el importante incremento de la conciencia ecológica, se está convirtiendo en un suculento nicho de mercado para hacer negocio: La etiqueta "ECOLÓGICO", vende.

La cuestión es que todo eso es CARÍSIMO. Comprar ECOLÓGICO es CARÍSIMO, dándose la paradoja de que sólo pueden comprar este tipo de productos los que más tienen. ¿Quién se puede comprar una camiseta de esas por 60 € (una parecida en Primark vale 4€)? ¿Quién puede pagar un 30% más por un coche eléctrico? O ¿Quién pude pagar el doble, por un kg de garbanzos? Eso sí, todo muy ecológico.

Sin duda, es un mercado para gente con tarjeta de crédito bien dotada. Y qué curioso, los únicos que pueden comprar "ecológico" son los que más contaminan. Es decir, cuanto más poder adquisitivo, más contaminamos. O, eso es lo que nos viene a decir un estudio de Oxfam Intermón, cuyo enlace a la noticia os dejo a continuación. (ENLACE A LA NOTICIA)

Paradójico y triste, muy triste.

Leer más...

LA FOTO: Esquina doblada

6 comentarios

 


 

Leer más...

ECOLO... ¿QUÉ?

10 comentarios

Voy al super, me acerco a la zona de “frutas y verduras” y veo un apetitoso aguacate. Lo cojo y lo miro atentamente. Le quito el rabillo que queda en la parte superior para ver su grado de madurez y se lo vuelvo a colocar. Eso sí, llevo puestos los imprescindibles guantes de plástico, después de haberme untado bien las manos de gel hidroalcohólico.

Está en perfectas condiciones, lo voy a comprar. Mi duda surge ahora, pensando a ver si lo meto en una bolsa de plástico y le pongo la etiqueta a la bolsa o evito la bolsa y le pongo la etiqueta directamente al aguacate.

Parece razonable y ecológico evitar la bolsa, total, sólo es una pieza y la etiqueta se le va a quedar igualmente bien pegada. Ya… pero es que la bolsa me vendría bien, porque luego la puedo utilizar para tirar la basura y de lo contrario, tendría que comprar bolsas para la basura, que también son de plástico.

Cada año desaparecen miles de ha. de bosque para cultivar aguacates
 

Ya… pero como llegue a casa con el aguacate dentro de una bolsa, mi hija me mata. Está tan concienciada con el tema del plástico que en casa no hay quien viva. Finalmente evito la bronca y le dejo al aguacate sin bolsa.

En el camino de vuelta voy pensando en el puñetero aguacate. Fruta nativa de México, que también se produce de forma abundante den Chile, para lo cual se están deforestando enormes extensiones de bosque y se están desecando lagos, lagunas y ríos para su riego. Finalmente llegan a mi supermercado después de atravesar el Océano Atlántico, bien en barco o en avión, con lo que supone de liberación de emisiones de CO2. 

Ambientalmente, que un aguacate llegue a mi mesa supone un coste altísimo. Eso sí,  en el super estaba a muy buen precio, simplemente porque al productor le pagan una miseria y el medio ambiente les importa un rábano.

Sonrío. Se me pasa por la cabeza volver al super a por la bolsa de plástico. "¡Que se joda el medio ambiente!", se me ocurre pensar. Pero no, sería una rabieta, así que sigo caminando a casa pensando en qué tipo de ensalada voy a hacer hoy, donde pueda introducir la polémica pieza.

Leer más...

LA FOTO: Guggenheim Bilbao

10 comentarios

 


Leer más...

HAY BUENAS Y MALAS NOTICIAS

12 comentarios

Un vuelco me dio el corazón cuando leí que habían propuesto a Trump para el Premio Nobel de la Paz. Y no fue tanto el hecho de que lo propusiesen, sino que a partir de ahí existían posibilidades reales de que se lo diesen. Porque, conociendo el percal, y la más que discutible historia de este premio, hasta se me antojaba bastante probable.

Hay muchos indicadores que, en el día a día, nos van señalando el camino que como Humanidad vamos siguiendo: El ascenso de la ultraderecha, el incremento del número de desplazados en le mundo, el incremento de venta de armas, tanto a nivel individual como global, la contaminación, el cambio climático… Y uno muy significativo, desde mi punto de vista: Las personas que desearíamos que reciban un “Nobel de la Paz”… La cosa no puede ir bien cuando somos capaces de imaginar como candidato a lo más despreciable entre lo despreciable.

Pero es evidente que la mayoría no lo ve así. Nos llenamos de buenas intenciones, para luego no hacer absolutamente nada para que la sociedad sea más amable, más humana, menos autodestructiva. Dejamos nuestros destinos en manos de la peor calaña, lo que nos lleva poco a poco, pasito a pasito a un callejón de una sola dirección, sin retorno posible.

Me decía el otro día un médico que cada día creía menos en la humanidad. ¡Un médico! Una persona que ha estudiado para salvar vidas y que, por lo tanto, se le supone algo más de fe en el ser humano.

Esto no va nada bien.

Bueno, la buena noticia es que finalmente el Nobel de la Paz se lo han dado a Programa Mundial de Alimentos. Sueno bien. La mala es que la noticia de la nominación de Trump no era para este año, era para el que viene.

Leer más...

LA FOTO: Ondas en el agua

10 comentarios

 


Leer más...

PINCHADA EN UN PALO

6 comentarios

Yo veo en el Mundo un antes y un después a esta frase de nuestro queridísimo Donald, con absoluto desprecio y burla hacia los restos agónicos de lo que fue en su día un sistema democrático: "Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos". Un antes porque sabíamos o intuíamos que era cierto, pero por lo menos no se atrevían a decirlo con tanta claridad, y un después porque ya no les da ni vergüenza decirlo a sabiendas de que tragamos TODO. Este es el nivel de democracia que tenemos. 

Que yo recuerde, la democracia no era esto hace... unas cuantas décadas. Pienso que ha ido degenerado hasta tal punto que resulta difícil reconocerla. ¿O será que la democracia sigue igual pero nosotros nos hemos vuelto más exigentes? No, creo que no es eso.

En la misma línea de sinsentido y total desprecio a la ciudadanía, se suele decir por acá que presente el candidato que presente el PP, su electorado es tan fiel que lo votará. Y es cierto. No vamos a hablar de disparos en la Gran Vía, pero cuando presentó como candidata a la Community Manager de Pecas, el perro de Esperanza Aguirre, algo nos olíamos. Y efectivamente, la gente le votó. Podrían haber presentado a Pecas, que al fin y al cabo era el jefe de Isabel Díaz Ayuso pero no, prefirieron a la que escribía los tuits. Claro que luego hay que gestionar una “empresa” de 6,5 millones de personas y un presupuesto de 20,000 millones de Euracos.

Y pienso yo, que si alguien a lo más que ha llegado es a Community Manager de un perro, mucho no se puede esperar si le das un puesto de tanta responsabilidad. Me parece a mí… Vamos, que igual hasta estoy equivocado.

Y a partir de ahí, viene la huida hacia adelante de los suyos: La defensa de lo indefendible, la manipulación de los datos, las mentiras repetidas mil veces… La vergüenza ajena cada vez que habla, el bochorno, la incredulidad con lo que se está oyendo...

¡Joder! Que cuando la oímos en la tele, los vascos nos quedamos boquiabiertos y ojipláticos… Y perdemos bocao de txuletón, ¡No te digo más! ¡Mekagüentxotx!

¿Democracia? ¡Esto es una puñetera mierda pinchada en un palo (que decía mi abuela), mires hacia donde mires!

Leer más...

LA FOTO: Humans

8 comentarios

 

 

Leer más...