DOS, TRES Y HASTA CUATRO VECES EN LA MISMA PIEDRA

Estoy oyendo demasiado eso de que 2020 es un año “para olvidar”. Yo creo todo lo contrario, que es un año que deberíamos tener muy presente en los próximos años e incluso en las próximas décadas. Quizá precisamente porque olvidamos tanto y tanto somos lo que somos y estamos donde estamos.

Hay muchas cosas de las que han pasado que no podemos permitirnos el lujo de olvidar. Creo que no podemos olvidar los aplausos hipócritas de la primera parte de la pandemia, ni a esas supuestas minorías que pretendían echar a los sanitarios de sus comunidades, porque tenían miedo al contagio. Cuando no eran agresiones físicas, claro. Todo muy minoritario, eso sí. Igual que los primeros botellones que nos escandalizaban. ¿Cómo degeneró todo aquello en fiestas clandestinas y enfrentamientos con la policía?

No podemos ni debemos olvidar la falta de liderazgo político en todo este proceso. ¿Y la capacidad de gestión política de la pandemia? En fin… terrible, patético. De la oposición ni hablamos: Menuda cuadrilla de impresentables, cuyo patrimonio ha sido y es la bandera y el insulto. Gracias a los unos y a los otros, tenemos la mierda de país que tenemos. Seguro que no nos merecemos toda esta cutrez, pero me cuesta digerirlo.

Tenemos el país con una de las tasas de desempleo más altas de Europa. Una tasa de desempleo que se cronifica por encima del 10% crisis tras crisis. Cuando ya bajamos al 9% no nos lo podemos ni creer. ¿La pobreza? Pues también de las tasas más altas de Europa. Aquí los records siempre en lo más mísero. Además de mierda de país, tenemos una mierda de políticos y una mierda de economía. Aquí no hay manera de avanzar si no es a trompicones y sobresaltos. Que hablando de sobresaltos, ahí tenemos siempre listos a los de los tanques, dispuestos a entregar la vida (de los demás) por España.

Y que decir del Rey Emérito. Da vergüenza ver a políticos de un lado y de otro, ahora sí, defendiendo lo indefendible. ¡Qué nivel Marivel!

Brexit, Trump, record mundial de de desplazados, record de millonarios… hambre, miseria, racismo… Fascismo galopante… Y finalmente el imparable Cambio Climático.

Lo siento, no puedo ver por ningún lado algo que destile bondad, amabilidad, humanidad… que no quede aplastado inmediatamente por la bota del poder. No consigo visualizar ni un resquicio por el que entre un poco de luz limpia que nos permita tener esperanzas en el futuro. No lo veo.

13 comentarios:

Jorge dijo...

Me gusta el tono y el fondo del post. Lo comparto.

De todas formas soy muy pesimista sobre el clima político que tenemos. Los personajes son siniestros y a cada cual más impresentable, aunque haya simple que se rebote con aquello del mismo saco y talytal. El problema enorme, casi sin solución al menos aparente, es que a esa gentuza de la casta de politicuchos que sufrimos los elegimos nosotros Y, tras mucho pataleo, golpe de pecho y verborreas varias, al final pasamos por el aro y votamos a los de siempre. Somos unos borregos sin remedio. Lo saben y nos vacilan, faltaría más!
Saludos :-)

Juan L. Trujillo dijo...

Tenemos lo que merecemos. Lo que mas duele es esa hipocresía de los aplausos a los sanitarios y ahora se les trata como borregos, sin entender siquiera sus derechos laborales y de vida.
Lo del rey, es de verdadera coña. En ningún país medianamente democrático, podría admitirse esta situación. Como si la Constitución fuera de cristal y se pudiese romper nada más tocarla. Se mantiene porque interesa: son todos lobos de la misma camada.
Y nos tienen asustados a lo corderos que formamos el rebaño.
Y lo peor, es que no le encuentro mejora al panorama.
!Seguiremos tropezando!
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Así nos va.
Efectivamente, Así nos va. :-)
Saludos.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juan.
Seguiremos tropezando hasta el infinito y más allá.
Un abrazo.

recomenzar dijo...

no pienses piensas demasiado disfruta el momento sea del 2020 o del próximo 2021 Es tan solo un núero lo demas lo haremos nosotros abrazos

Emilio Manuel dijo...

Yo si que lo digo, el 2020 es un año para olvidar, ha sido un año perdido, pero es un decir, ha sido un año que hemos vivido y que aún quedan un par de días para que pase, ha sido un año que pese a querer olvidarlo nos ha enseñado cosas, nos ha enseñado que "no teníamos la mejor sanidad del mundo", "que no tenemos investigadores", ni educadores, que nuestro empresariado solo ve el dinero rápido, de ahí que el turismo sea nuestra empresa mejor, se ha hundido el turismo y nuestra empresa se ha ido a tomar por culo, nos hemos dado cuenta de la pobreza política que tenemos, de nuestra hipocresía, en fin, han sido muchas cosas las que este año, que queremos olvidar, no has enseñado y todas ellas no son bonitas.

Un abrazo.

Tracy dijo...

Visto tal como lo expones llevas toda la razón, no deberíamos olvidarlo, para no caer en los mismos errores.

manouche dijo...

Con toda amistad te deseo optimismo(hasta que sea tonto) por 2021 !!!

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Recomenzar.
Sabio consejo :-)
Abrazos.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel.
No había espacio para poner todas las cosas que no nos han gustado de este año.
Pero bueno, yo creo que las conocemos todos y además estamos de acuerdo.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Tracy.
Así debería ser :-)

La utopía de Irma dijo...

Totalmente de acuerdo.

¡Ojalá las palabras del año 2021 sean #VACUNA y sentido común!

Besines utópicos, Irma.-

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Irma.
Ojalá. :-)
Besos.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.