¿TE ENGAÑAS CON LA FELICIDAD?

Me gustó mucho el otro día la entrada de Fernándo López (@ferlopfer) en su blog Soul Business  titulado 50 cosas gratis o casi, que te hacen sentirte bien (al menos a mi) . Mencionaba cosas tan gratuitas como
  • El olor a tierra mojada
  • La risa y la mirada inocente de un niño
  • Un abrazo o un beso
  • Una conversación interesante
  • Escuchar música
  • Pasear
  • ...
Y me dije: ¡Cuánto nos estamos perdiendo por la tontería de estar metidos en la rueda del consumo! Consumo como sinónimo de bienestar, de felicidad. Si es que además, en cuanto ponemos las noticias, sea donde sea, enseguida sale a relucir la necesidad de incrementar el consumo para "dinamizar" la economía. Mal punto de partida, sí señor. Digo yo que algo tendríamos que haber aprendido tras tanta crisis, ¿o no?.

Leo por ahí que la renta per cápita en Estados Unidos es hoy más de tres veces superior a la que se registraba al terminar la segunda guerra mundial. Y, sin embargo, todos los estudios concluyen que el porcentaje de ciudadanos norteamericanos que se declaran infelices es cada ves más alto. Un estudio realizado en 2005 concluía que un 49% de los estadounidenses confesaba ser cada vez más infeliz frente a un 26% que declaraba lo contrario.

Menudo lío nos hemos buscado con eso de delegar en la economía nuestra felicidad. Producir - consumir, binomio inseparable que nos traslada los momentos medianamente felices a los fines de semana, los puentes, las vacaciones... la jubilación. Nos pasamos la vida viviendo en función de "lo que haríamos si...". Y así no nos cuadran las cuentas de la felicidad. Que si… “a ver si llega el fin de semana”, que si… “estoy preparando el puente del 1 de mayo”, que si… “ya sólo falta un mes para coger vacaciones”. Siempre fiamos al futuro nuestra felicidad. ¿¡Qué digo felicidad!?, quiero decir, "nuestro descanso". Ya ni pensamos en ser felices, en disfrutar. En disfrutar aprendiendo, admirando el paisaje, charlando con los amigos, como dice Fernando. Sólo queremos descansar, evadirnos, olvidar temporalmente lo mal que estamos. Pero eso sí, consumiendo, porque la industria del descanso no se ha olvidado de ningún detalle para sacarnos la pasta.

Nos estamos olvidando de disfrutar, de disfrutar de verdad. Nos estamos olvidando de las cosas sencillas: un beso, un abrazo, un libro, una puesta de sol (no me refiero a la de la postal, claro). Fernando menciona 50, pero todos sabemos que sólo son las primeras. A nada que te pongas salen decenas y decenas más. Sólo hay un problema: hay que frenar y cambiar el rumbo. Eso es todo. Tan sencillo y tan difícil a la vez.

7 comentarios:

A.L. dijo...

Afortunadamente soy uno de los que saben sacarle jugo a la vida. Dar y recibir lo que puedo. Eso no quiere decir que posea la felicidad, pero la actitud ayuda al trabajo de cada día.
Creo que nos complicamos demasiado.
Buena reflexión
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Muchísimas gracias por la mención. Apuntas algo muy interesante "No nos cuadran las cuentas de la felicidad"Es normal, creemos que solo mediante el consumo o el status las necesidades se satisfaccen cuando eso ya deberiamos saber que la felicidad no depende de eso, o al menos, en gran parte. Facilita las cosas pero no las resuelve.

En fin...
Un abrazo y gracias otra vez

JLMON dijo...

Hola Fernando
Me viene a la cabeza una frase del pobre Steve Jobs a proposito de todo esto:No vivo como si este fuera el primer día del resto de mi vida, sino como si fuera el último.
Intento seguirlo al pie de la letra y, bueno, soy un poco más feliz.
Cuidate

JLMON dijo...

Perdón Javier que te translitero con Fernando, pero bueno, es igual, no? Que para eso somos de Bilbao joeee!

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Está claro. Sólo hay que pasarse por tu blog.
Un saludo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Ya sabes que es todo un placer. Sobre todo cuando compartimos determinados puntos de vista.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Precisamente esta mañana han mencionado esta cita en la tele. Me parece muy buena, pero aplicarla me parece fundamental.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.