LA FOTO: Húmedo día de pesca

4 comentarios

 


Leer más...

LAS MÁS ALTAS COTAS DE LA MISERIA

4 comentarios

Primero nos decían que eran cuatro exaltados, el pasado domingo eran decenas de miles los energúmenos que salieron a la calle a hacer botellón al grito de ¡Libertad! Supongo que habían captado el mensaje de la campaña de Ayuso. Y ahora van y dicen que eso no es libertad. ¡A buenas horas!

Desde los aplausos en los balcones al comienzo de la pandemia, hasta estos botellones celebrando el fin del estado de alarma, hemos pasado de creernos que de esta salíamos más solidarios a darnos cuenta de que vamos camino de ser más miserables que nunca.

Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria”. Decía Groucho Marx.

Y efectivamente partíamos de “la nada”, porque “la nada” son los valores que hemos interiorizado en este modelo social. 

Se nos llena la boca con la palabra "solidaridad", pero sólo es un esfuerzo más para vaciarla de contenido. Hablar de solidaridad, de apoyo mutuo o ayuda a los demás no es algo que nos hayan enseñado en el el colegio ni en casa, por lo tanto no entra dentro de nuestros registros, si no es para sacar beneficio. Los valores de verdad, los buenos, son la competitividad y forrarse a cualquier precio, y ya luego, por la tarde, unas cervecitas con los amigos. Que miles y miles de ancianos hayan muerto como perros, muchas veces contagiados por imbéciles descerebrados como los que se veían el otro día por la calle, no parece que vaya a provocar una reflexión social sobre el "a dónde vamos".

Y mientras tanto, por el camino los listillos sin escrúpulos, vergüenza ni dignidad han captado el mensaje claramente y lo ha adaptado al discurso político: ¿Más Sanidad y Educación Públicas? ¿Pero qué dices? ¡Ni hablar! Libertad, mucha libertad, toda la libertad y nada más que libertad transformada en cañas de cerveza y botellón, que precisamente es lo que nos hace más libre, si cabe aún.

Groucho Marx se equivocaba, todavía no hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria. Siempre se puede ir a peor.

Leer más...

LA FOTO: ¿Gaviota?

4 comentarios

 


Leer más...

APOCALIPSIS ZOMBIE

7 comentarios

 Soy de los que piensan que por muy imposible que nos parezca, siempre se puede ir a peor. Y en política se consigue día a día, elecciones tras elecciones.

Lo último que me ha alucinado es que un “programa electoral” se base en la “Libertad”, así, en genérico. Y luego nos digan que somos más libres porque después de un duro día de trabajo nos podemos tomar unas cañas con los amigos. O que libertad también es no encontrarte con tu “ex”. No hay más. Eso es toda la profundidad del mensaje. Bueno sí que hay un compromiso concreto: Bajar los impuestos… a los ricos, claro. Terrible.

Y va a salir elegida por mayoría. Es que no me lo puedo creer. ¡Qué va! Sí que me lo puedo creer, lo que no puedo es digerirlo.

Y eso que ya os lo adelantaba el otro día: “Ignorancia es libertad”. Pero eso a nadie le importa porque nos encanta ser ignorantes y hasta nos enorgullecemos de ello. ¿Y a quién elegimos? A quien da muestras de ser tan ignorante… o más que nosotros. Voy a llorar. Ahí se acaba toda nuestra profunda reflexión.

Hace unos días, el nuevo presidente de los EE.UU., Biden, adelantaba cuáles iban a ser los próximos pasos que iba a dar: Subir los impuestos a los ricos, miles de millones en proyectos sociales y otro tanto en actualizar las deterioradas infraestructuras.

Esto aquí suena a peligroso comunista – bolibariano que quiere dejar a los norteamericanos sin libertad. ¿Y la cerveza qué? 

¡Uf! Algo habrá que hacer porque los proyectos de este hombre adelantan por la izquierda a los peligrosos antisistema de Podemos.

¿En qué momento comenzamos a caer en este tremendo pozo de los “muertos vivientes”.

Leer más...

LA FOTO: Después de la tormenta

10 comentarios

 


Leer más...