SENTIMIENTO: "EMOCIÓN CONCEPTUALIZADA"


Desde que somos capaces de conocer la historia de las civilizaciones, se ha evidenciado que la moral y la ética han estado siempre prescritas por las élites en el poder, y no me estoy refiriendo a los "políticos en el poder", que también, sino fundamentalmente a la Iglesia de aquí y de allá. Sólo la lucha sorda pero constante de diferentes coletivos sociales ha conseguido cambios que ahora mismo, vistos desde la perspectiva histórica, eran inimaginables tan sólo hace 30 años.  

Formas de vivir, de vestir, maneras de relacionarse que antes te podían llevar a la cárcel por prescripción de los guardines de la moral, ahora están absolutamente integradas en la sociedad. Dos ejemplos bien sencillos: La Historia de las Mujeres, la historia de los Homosexuales, la historia de las "parejas"...

Esto viene como introducción a la reflexión que pretendo hacer sobre el, a extinguir, "delito contra los sentimientos religiosos". ¿Qué es esto? Pues más o menos que si parodias, te ríes o ridiculizas a la religión... católica (en este caso), te "empapelan".

Quizá no ocupe muchos titulares, pero este tipo de conflictos judiciales es bastante más habitual de lo que podría parecer en un principio. Así, hace unos días la fiscalía ha decidido investigar a la 'drag' ganadora del Carnaval de Las Palmas. Y sí, ¡GANADORA! Y es que quiero remarcar que fue la ganadora, porque significa que la sociedad se ha quitado el yugo de la represión religiosa y vive estos acontecimientos con absoluta naturalidad. Todavía tendrá que dar mucha guerra la "Asociación de Abogados Cristianos", que es la que está detrás de todas estas denunicias, pero dentro de poco no se acordará de ellos ni "dios".



Pero ¿Qué es realmente eso del sentimiento religioso? ¿Es algún tipo de sentimiento diferente a otros? ¿Se pueden clasificar los sentimientos para que unos se puedan ofender y otros no?

Y la pregunta redundante en estos casos:  ¿Cuáles son los límites de la libertad de expresión? ¿Quién pone límites al ejercicio de las libertades? ¿Con qué criterios se imponen esos límites a los derechos? 

¿No rebasa los límites a la libertad de expresión un obispo cuando pregona que los homosexuales son enfermos? ¿O cuando asegura que lamenta más la gala Drag del Carnaval de Las Palmas que el accidente de Spanair, donde murieron 154 personas, aunque luego se pidiese perdón? ¿No rebasa los límites de la libertad de expresión un imán cuando pregona que las mujeres deben ser golpeadas?

¿Y los programas de "cotilleo"? ¿Cuántos tiene que haber para que haya una denuncia por atentar contra la dignidad humana?

¡¡¡Nos olvidamos del reguetón!!!

¡¡¡No, por dios!!!  

¡¡¡Por favor, que alguien haga algo!!! ¡¡¡Eso sobrepasa todos los límites!!! 

¿Qué es la libertad? ¿Quién puede poner límites al ejercicio de las libertades sino quienes están en contra de su ejercicio?

Y finalmente ¿No deberían las Iglesias preocuparse más de eliminar su podredumbreinterna que de molestar a la gente cuando se lo está pasando bien?

 ÚLTIMA HORA:

La Fiscalía archiva la denuncia contra el drag ganador de las Palmas al no ver ánimo de ofender




13 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

El respeto y las pruebas es lo que debe de evaluarse a la hora de plantearse la LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Vaya por delante que soy agnóstico o lo que es lo mismo, un ateo suave, no me gusta los chiste contra ningún tipo de religión llamase esta católica, musulmana o animista, hay mucha gente que por ello se puede sentir ofendida, la religión forma parte de sus sentimientos muy personales y no deben de ser insultados, eso no quita que se intente demostrar que están en un error, aunque para eso todas ellas han inventado una cosa que se llama FE y eso imposibilita en muchos caso esa demostración.

A otro nivel nos encontramos con la mal entendida libertad de expresión de los medios de comunicación y en especial de los programas de cotilleos, incluso en cualquier programa de entretenimiento sea, aparentemente, más o menos serio, todo es espectáculo en los que, sin pruebas, solo con el simple "se dice, se comenta, se rumorea", se pone a los pies de los caballos a muchas personas sin que luego ocurra nada.

En un país donde la educación es cortita y nuestra democracia muy limitada, decir que tenemos LIBERTAD de expresión queda muy bien pero es mentira, la libertad de decir lo que te salga de la Poll* yo no lo entiendo como libertad, si lo aceptara tendría que aceptar también que aquí tuviéramos una acracia que es la doctrina política que pretende la desaparición del Estado y de sus organismos e instituciones representativas y defiende la libertad del individuo por encima de cualquier autoridad y esto que yo sepa es una utopía inalcanzable en un mundo globalizado.

Un abrazo

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Ahora te comento pero antes quiero avisarte que algo no anda bien con el enlace a "podredumbre interna" ¿puedes revisarlo?

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Emilio Manuel:
Tu comentario del primer párrafo creo que queda explicado en mi entrada. Yo considero tan respetables los sentimientos religiosos como cualquier otro. No tienen por qué ser ni más ni menos. ¿Por qué los sentimientos religiosos tienen que estar por encima de mis sentimientos, cualesquiera que sean? ¿Acaso los sentimientos de los gangosos no quedan pisoteados por los chistes de Arévalo? ¡Y cómo nos reimos! Y los chistes de "maricones"? Una cosa es reirnos de todo lo que nos rodea, cosa que me parece muy saludable y otra cosa muy distinta faltar al respeto, el insulto, etc. Eso son cosas muy diferentes. Fíjate que si serán diferentes que la Fiscalía ha archivado lo del drag entendiendo que ni es falta de respeto ni es insulto. Y por supuesto que insultar y faltar al respeto no es "libertad de expresión". No estamos hablando de eso. Estamos hablando de Sentimientos Religiosos diferenciados del resto de sentimientos. Y de eso sí que estoy en contra.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Myriam:
Ya está arreglado. :-)

Emilio Manuel dijo...

Has dicho que haces una reflexión, yo hago la mía. Y una pregunta ¿donde he dicho que hay sentimiento de primera y de segunda clase?, hablo de respeto y de libertad de expresión desde ese mismo respeto, desde la educación y la muestra de pruebas.

Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Disculpa, Emilio Manuel, no pretendía ofenderte. Evidentemente que tu reflexión es tan respetable como la mía. Creía entender que destacabas los sentimientos religiosos sobre los demás, pero ya veo que me he equivocado.
Un saludo.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Es un tema complicado, que tiene múltiples aristas, creo yo.
Estuve pensando en él específicamente a raíz del escándalo de las publicaciones danesas sobre Mahoma y le ira que provocó en el mundo musulmán. Un caso que se asemeja a este que mencionas, salvando las distancias.

Por un lado tenemos la terrible lacra de la Religión en y consustancial con la política del estado. Algo que también pasa, por desgracia aquí, con el Rabinato ultraconservador, que es una mafia. Cuando en realidad hay otros rabinos y rabinas de otras tendencias ya sean conservadoras, liberales o reformistas que valen tanto (o más) como estos cuervos.

Sea del creo que sea, yo me opongo a que política y religión se mezclen. La religión, que se basa en creencias y trabajo espiritual debe permanecer en el ámbito de lo privado y el Estado debe ser a-confesional.

Luego tenemos el tema de la Libertad de expresión: que no debe limitarse, salvo que se proceda con ella a delitos de odio, penados por la ley. Y ahí tenemos su único límite. Estamos todos de acuerdo.

Luego el tema del humor: Para mi, es bueno reírse de todo y principalmente de uno mismo, con humor fino, incisivo, inteligente y buen gusto. Para mi este se diferencia de la burla que humilla. Y aquí es donde muchos se confunden y creen que todo vale. Creo que uno puede reírse de costumbres y creencias PROPIAS o de SU pueblo y que las creencias religiosas no están por encima, COINCIDO CONTIGO, sobre la otras, pero coincido con EMILIO en que reírse de las de otro: es de mal gusto, si ese fuera el caso.

Hay un grave problema en una sociedad, como la musulmana, cuando no es capaz de reírse de si misma y venir con sus propios chistes que hacen, por otro lado, reflexionar. Justamente por este aspecto, es que son tan peligrosos.

Abrazos a los dos. (Y perdona los borrones)

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam.
Totalmente de acuerdo. No quito ni una coma a lo que has dicho.
Por sacarle un "pero" te diría que el problema surge cuando hablamos de humor humor "fino, incisivo, inteligente y buen gusto", como comentas, puesto que eso es tan relativo... No es lo mismo el humor de Les Luthiers (que por cierto, les he visto en vivo hace una semana) que el humor... no sé cómo calificarlo de... Los Morancos, aquí en España. Hay un abismo. Hay humoristas que simple y llanamente humillan a ciertos colectivos con sus comentarios soeces. Me parece humillante. Pero sin embargo salen en la televisión y a la gente le hace mucha gracia. Ese tipo de humor no se cuestiona. Pero sí se cuestiona cuando se habla de la Iglesia. ¿Dónde ponemos el límite entre el humor "grueso" y denigrante y el humor sano e inteligente? Yo no tengo respuestas, pero seguro que no están en las leyes represivas.
Musu handi bat.

Miguel Angel dijo...

Hace unas semanas, reflexionando sobre libertad de expresión, pensé que todo acto era libertad de expresión, desde matar, reir, parodiar, opinar... Los limites los pone la mayoría. Hay una consciencia social en cada momento histórico y para que un acto sea aceptado implica que la mayoría lo apruebe, bien porque entiendan lo que significa o por pura adaptación a la masa. Esto me hace pensar en lo mucho que dependemos los unos de los otros y de como nos tratan de decir que no, que somos individuales. Quizá ahí se encuentre una clave, en la falta de solidaridad, impulsada por una vida de opresión. En estos tiempos hemos cambiado el látigo por el despertador, nos acercamos cada vez más a los robots.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Miguel Angel:
Un placer tenerte por aquí.
Destapas varios temas en tu reflexión que merecen ser abordadas individualmente: La libertad y la "masa", nuestra dependencia y el individualismo reinante... Encajaría bien con unas cervezas en una terraza a la sombra del atardecer. :-)
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.