EL AJO NO REPITE, "REVUELVE"

Porque se fue, volvió, porque volvió se fue de nuevo. Y ahora... REVUELVE. 

No sé si revivir viejas formas de contrapoder, de contracultura, aporta algo a la lucha actual por una sociedad más justa. Si que creo que el futuro de la libertad está en la CULTURA con mayúsculas, en cuanto que aporta espacios de reflexión críticos con todo y el "Todo". Y en este sentido el esfuerzo siempre tendrá sentido. Otra cosa es el interés, la inquietud y las ganas de cambio que le quedan a una sociedad alienada entre concursos televisivos, basura rosa e interminables horas humillados ante el móvil.

Que sí, que ya sé que son pocas las opciones, pero antes también lo eran y allí estábamos los "rojeras" debatiendo enardecidamente sobre ideología, cultura y contracultura, sexo (eso siempre, no podía faltar), cambio social, autogestión, libertad...

¿Queda algo de aquello? ¿Existen hoy otras formas de rebelión que no tenemos detectadas? ¿Quizás hubo antaño bastante menos de lo que recordamos ahora?

No lo sé.Seguramente seré un nostálgico de esos al que no se le terminó nunca de apagar aquel rescoldillo de rojeras inconformista, mientras ha vivido los acomodos que le brindaba la sociedad de consumo.

Sólo puedo decir que he recibido con júbilo la REVUELTA de la grandiosísima revista de los años 70, AJOBLANCO, y no he dudado ni un momento en "revolverme" a suscribir.

Algunos de los que paseáis por este blog, ya tenéis unos añitos, así que esto que estoy contando os tiene que sonar.

Bueno, pues eso, que cualquier momento es bueno para avivar esa chispilla que queda por ahí y dar un empujón extra a nuestra ya afilado sentido crítico, ayudando a que AJOBLANCO  REVUELVA.

Es muy sencillo, ahora están en plena campaña de crowdfunding, así que se presenta una buena oportunidad para conseguir unos regalitos extras, además de la suscripción.




8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Si, recuerdo a Ajoblanco, como también aquellos debates en la etapa de mi rojerio impuber, ahora bien, tampoco loaría mucho aquella época ya que nos dejamos engañar como chinos, mucha pelea, mucho ir delante de los grises, mucho debate en las iglesias y en la clandestinidad para que luego nos dieran esta democracia que dicen que tenemos, en fin, aquello fue bonito, pero con resultados chungo.

En cuanto al ajo, al otro ajo, me encanta tomarlo crudo si es negro, su sabor a regaliz es exquisito, uno que ha salido raro.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel:
Aquello pudo ser y no fue, pero desde mi punto de vista no podemos cerrarnos en el lamento del fracaso. Hay que seguir insistiendo una y otra vez. Alguna vez será.
Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...

Añoro aquella época y creo que algo importante conseguimos. Sobre todo los que nacimos en el 36.
Que no todo fué posible, de acuerdo, pero hay que seguir luchando.
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡Ay! no tengo edad suficiente para acordarme de Ajoblanco,
pero que me gusta el ajo, ¡me gusta!

Besos :-)

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juan:
No nos queda otra, mientras nos quede un poco de dignidad.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
No disimules, que no eres tan joven :-)
En serio: Ajoblanco era una revista mayoritaria dentro de las minorías, así que no creo que fuese conocida por todo el mundo.
Musu handi bat.

Tracy dijo...

Yo tengo edad pero tampoco me acuerdo, pero has despertado mi interés.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Tracy:
Pues ale, a parte por Verkami.

Publicar un comentario en la entrada

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.