¿QUÉ ES SERIO?


Sería inaudito que a cualquiera de nosotros se nos permitiese aparecer en la foto del carnet de identidad con un colador de espaguetis encima de la cabeza. Dudaríamos de si el que está chalado es el que lo lleva o el que lo permite.

Bueno... ¿Y por qué no si el que lo lleva se reconoce seguidor de alguna orden religiosa? ¿Acaso no se permite a las mujeres musulmanas aparecer en el DNI con el "velo islámico"? ¿O a cualquier otro religioso con su tocado correspondiente?

Ah, ya... Que son personas religiosas, y por tanto se puede justificar lo del "velo" y vete a saber de dónde ha salido ese "chalao" del colador. Bueno, el "chalao" ese usa el tocado que le "impone" su religión, la Iglesia de "El Monstruo del Espagueti Volador" o Pastafarismo (neologismo derivado de «pasta» y «rastafarismo»), legal en Holanda desde enero 2016. Y en España, como en otros países del mundo, ya lleva varios intentos de legalización sin éxito, pero sólo es cuestión de tiempo.

Una de las características de esta religión, de la cual soy un franco admirador, es su tocado. Efectivamente: El colador de espaguetis. Y sí, hay ciudadanos que han salido en la foto del DNI y Carnet de Conducir con su "tocado". Concretamente tanto en Austria como en la República Checa con fotografías en las que se mostraban con un colador de pasta en la cabeza. Ambos países permiten llevar la cabeza cubierta por motivos religiosos e identifican el colador como una prenda religiosa "pastafari".






¿Que no es serio? ¿Y qué es serio?

Aunque no se sabe exactamente cuántas religiones hay, se estima que actualmente existen unas 4200 en el mundo y que el número de religiones extintas es incalculable.

¿Esto es serio? ¿Hay que permitir que cada uno vaya vestido... o desnudo según se lo demande su religión?

¡A mi mi religión sólo me permite comer langosta los fines de semana!

Esta reflexión viene a cuento del lío que tenemos montado en Europa a cuenta del velo islámico y su utilización en lugares públicos ¿hay que permitirlo? ¿Y en los puestos de trabajo, como el de azafata, donde se exige un uniforme concreto? 

Pues una juez ha condenado a Acciona por prohibir a una empleada que trabaje con el hiyab. Y eso que en Acciona "no estaba permitido portar "cualquier prenda" que no estuviera incluida en el catálogo."

Así que si en España estuviese legalizado el Pastafarismo, y no dudéis que lo terminará estando, cualquier fiel seguidor de esta "orden religiosa" podría ir a trabajar con su colador de espaguetis encima de la cabeza. Bueno, sin ir más lejos en Holanda, si hubiese una sentencia similar, no habría ningún problema.

Mi opiniuón es que entre tanta religión tiene que haber iniciativas y fantasías de todo tipo. Todo muy loable. Cualquiera puede adorar a lo que quiera y vestir como le dé la gana. Pero eso sí: las reglas las pone la sociedad civil, no la religiosa. Cuestión que ya va siendo hora de que se ponga en marcha en este y en muchos otros países.

No tengo ninguna duda de que vivimos una época de transición a una sociedad LAICA, después de siglos de sumisión a la religión y por lo tanto debemos tener muy claro que las religiones y sus manifestaciones públicas deben quedar circunscritas al espacio que les corresponde, el privado, y mientras no asumamos esa premisa, seguiremos cometiendo muchas torpezas.

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Me voy a hacer ahora mismo miembro de la orden del "Pastafarismo", me imagino que basta con ser gran amigo y consumidor de pasta y yo soy un gran admirador y degustador de ese manjar en cualquiera de sus variantes, en cuanto al colador en la cabeza, tendré que preguntar si es obligatorio, de ser así, cometeré mi primer pecado en esa mi nueva religión.

Saludos

Juanan dijo...

Aun estando de acuerdo contigo en lo fundamental, me queda siempre la duda: ¿Son mejores las jurisprudencias que igualan a las religiones (¿por arriba?) prohibiendo la exhibición pública de símbolos religiosos, como parece que pretende la aconfesional Francia, o las de países como la ¿laica? Holanda, que las igualan (¿por debajo?), permitiendo todas? Muchas interrogantes, como puedes ver. De todos modos te recomiendo la lectura del libro POSES DE FIN DE SIGLO. DESBORDES DEL GÉNERO EN LA MODERNIDAD, de Sylvia Molloy. Pero esto mejor lo hablamos en el lugar del culto, más tranquilos y atendidos por el diácono. Donde digo "lugar del culto", léase bar, y me refiero a diácono en el sentido griego del término: sirviente, servidor, en este caso, camarero.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel:
No hay problema con los pecadores en esta orden.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juanan:
No esperaba mejor propuesta pecadora :-)
Sea, elige lugar día y hora.
Besos.

Myriam dijo...

Conocía esta secta de los Spaghettis voladores.

Y Vale, mientras no se tapen los dos agujeros de la nariz,
ni los lóbulos de las orejas, ni los iris de los ojos, ni...
ni... ni... ni quedará pronto agujero sin tapar :-)
y fotografiar como es debido, no importa el bonete.
jajaja

Un abrazo

Myriam dijo...

(la conocía por que se han reído mucho de ella en
Suecia cuando surgió)

Publicar un comentario en la entrada

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.