¿MENOS FELICES?


Hace unas semanas leí una entrevista a Fernando Trías de Bes en la prensa local. Economista, profesor de Esade y novelista de éxito, pensé que merecía la pena dedicarle unos minutos. A lo largo de la entrevista dijo muchas cosas interesantes, pero me voy a quedar con una cita: "Nuestros hijos vivirán peor, pero no por eso serán menos felices". Lo primero que pensé fue: “¿Y ahora me vienes con estas? Llevamos siglo y pico trabajando más y más, compitiendo más y más, marginando, explotando, ignorando.. . matando y destruyendo países, con el único objetivo de “tener más” para vivir mejor, como paradigma de la felicidad ¿para que ahora alguien nos agüe la fiesta diciéndonos que se puede sr feliz con menos? ¡Este tío está chalao!"

Bueno, sarcasmos aparte, tengo que decir que estoy de acuerdo con Trías de Bes. Es más, cualquier estudio que se hace nos viene a confirmar que los humanos somos felices con muy pocas cosas y ninguna de ellas es cara. Lo que pasa es que llevamos demasiado tiempo idolatrando al verbo “tener” y ahora nos cuesta un poco “dar el brazo a torcer”.

Vivir con menos "vivir peor" estaría bien siempre y cuando atendamos adecuadamente su significado, porque claro, lo que propicia el sistema es dejar fuera del tablero a unos cuantos colectivos sociales mientras que el resto nos mantenemos más o menos igual. Es decir, unos se quedan sin nada y el resto nos mantenemos más o menos como estábamos, hacemos la "media" y efectivamente, vivimos "peor", mucho peor, pero sólo algunos. Parados, jóvenes y jubilados son esos a los que les toca “pagar el pato”. Y es que la verdadera asignatura pendiente de esta sociedad es la “solidaridad”, el reparto equitativo de la riqueza, e incluso diría del trabajo (a pesar de que afirmar esto suponga ir contracorriente) de ahí que consideremos "normal" encontrarnos en el super con familias que no tienen a ninguno de sus miembros trabajando. Ellas no levantan la vista del suelo, se avergüenzan de su situación, cuando los que tendríamos que avergonzarnos somos los demás.

Sí es cierto, "nuestros hijos vivirán peor, pero no por eso serán menos felices", lo que pasa es que no todos nuestros hijos conseguirán acceder a un mínimo grado de “felicidad”, porque es muy probable que no encuentren un empleo que les permita cubrir sus necesidades básicas y no les quede más remedio que "ser felices" en casas de sus padres. Y de su futura jubilación mejor ni hablar.

Esto de ser "cola de león" tiene sus ventajas: que sigues estando en el club de los que "tienen" y es que ahí fuera ¡hace un frío! Así que visto lo visto en Túnez y Egipto aquí todavía nos queda mucho margen de aguante, pero no cabe duda de que nuestro sistema económico no cubre las necesidades de una sociedad que está demandando a gritos vivir de otra manera.

Cada día son más y más los colectivos que se quedan fuera del sistema  mientras que las enfermedades mentales van in crescendo en una sociedad desquiciada que busca desesperadamente la felicidad sin saber qué es eso exactamente.

Es cierto, nuestros hijos no van a ser “menos felices”, porque igual no tienen margen. Simplemente no van a ser felices.

11 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola amigos:
No sé qué ha pasado pero he comprobado que la referencia de mis entradas no se actualiza en vuestros blogs. He vuelto a publicar esta entrada hoy jueves, que es de ayer miércoles, a ver qué pasa.
En el trasiego he perdido el comentario que me había hecho Josep Julián. Lo siento, si eres tan amable de volver a hacer el comentario te lo agradecería.
Disculpad las molestias.
Un abrazo.

MaS dijo...

Querido Javier,
a la frase:"...no todos nuestros hijos conseguirán acceder a un mínimo grado de “felicidad”, porque es muy probable que no encuentren un empleo que les permita cubrir sus necesidades básicas y no les quede más remedio que "ser felices" en casas de sus padres...", te respondo, "pues a espabilar se ha dicho!!!".
Estoy hasta el moño de contemplar la nube social y poner como victima al individuo, y opto por responsabilizar al individuo y que en consecuencia la suma de muchos, haga que lo social cambie. No se si me explico.
Nuestros hijos sí van a ser felices, sobre todo si tienen padres que les eduquen que, la puerta de su casa, la tiene que barrer cada uno.

Nuevamente necesitaría una cerveza con mucha espuma; un saludo siempre cordial.
M.

pd. yo tambien he tenido problemas con las actualizaciones de los post de los blogs colegas.

Katy dijo...

Estoy de acuerdo en que estamos alienados. Y que desde hace nos años se no ha inculcado que es mejor tener que ser.
Pero nuestros hijos y nietos harán de su vida lo que ellos quieran, Son ellos los tienen que dar su respuesta a la vida. Nosotros lo único que podemos darles son las herramientas pero no su uso. Cambiarán la socierdad si es su deseo , como ha sido siempre. O para entonces ya habremos volado el Planeta en nuestro afán de controlarlo todo.
El problema al que aludes es de Blogger. En el mío ya estás actualizado.
Un abrazo y buena reflexión

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola María:
No cabe duda de que tienes razón. Es más yo trabajo todos los días con gente en desempleo que pretende que la administración le resuelva la papeleta y veo lo que hay. Todavía más: en la crisis anterior, de la cual poco se habla ahora, cometimos el grave error de "subvencionar" muchas situaciones sociales que no son presenables, sólo por el mero hecho de que había mucha pasta en la administración. Eso ha creado una cultura de que "me lo den hecho" cuyas consecuencias se ven ahora. Grave error.
No obstante, la administración sigue teniendo una importante responsabilidad porque tiene que generar, además con mucha urgencia, las condiciones para que se creen nuevas empresas y por lo tanto de que la tasa de desempleo disminuya, y eso me da la impresión de que no va a sucecer, simplemente porque es muy complicado en esta crisis en la que nos han y nos hemos metido.
A partir de ahí se dispararán los dramas sociales, los de verdad. Ya veremos.
No obstante, lo de la cerveza va a tener que materializarse pronto porque a este paso, además de quitarnos el tabaco nos van a venir con la ley seca de un día para otro.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Tienes mucha razón. Nosotros haremos lo que podamos, pero serán ellos los que definan la nueva sociedad, la de después de la crisis. Confiemos en ellos.
Un abrazo.

Toni dijo...

Creemos que vivir mejor es tener una esperanza de vida más larga...
¡Error!
Nada que ver con la realidad.
Buena entrada!

Salu2

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Gracias Toni:
Pues ya va siendo hora de salir del "error", porque seguir así nos va a suponer cargarnos el planeta a cambio de "nada".
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Buena observación la de Trías de Bes y la tuya. Yo creo que, en apariencia vivirán mejor, teóricamente con más posibilidades, más libertad, etcétera. No peor, que la historia así lo demuestra. Lo que si creo es que puede que sean menos felices o el concepto de felicidad que tengan sea diferente.
Buen post para un larga conversación comn varias cervezas llenas de espuma como dice MaS.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Has dicho una clave importante, que su concepto de felicidad, sea diferente. Es evidente que será así porque así ha ido siendo a lo largo de la historia.
Esperemos que acierten.
Un abrazo.

el iosu dijo...

cada vez se hace mas evidente la frase de Gandhi:
"en la tierra hay suficiente riqueza para satisfacer las necesidades de todos los seres humanos... las necesidades si, los caprichos no"
Por otra parte respecto a lo que apuntan Maria y Katy estamos en una sociedad de la "queja" permanente. Pero la queja que no lleva a la "acción"... me resulta algo tan inmaduro...
un abrazo y gracias por tus textos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola el iosu:
Siempre me he preguntado ¿seríamos capaces de renunciar a parte de nuestro "bienestar" a cambio de un mejor reparto de la riqueza?
Yo creo que no. Por eso nos lo están quitando a la fuerza los chinos, los indios, los coreanos, los brasileños, los...
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.