VIOLENCIA, SIEMPRE VIOLENCIA

La reflexión de mi amigo Luis Potes
Me resulta curioso escuchar  eso de que las cosas hay que conseguirlas sin violencia, especialmente cuando la otra parte la ejerce constantemente. Estoy pensando en lo que está pasando en este país en general y en Gamonal (Burgos) en particular.

Está claro que el Poder quiere tener la exclusiva de la violencia y la tiene. A veces, la ejerce con legitimidad y otras no, a veces lo hace directamente a través de la policía y el ejército y a veces a través de las leyes.

Sí amigos, las leyes matan: los recortes en la sanidad, matan, los desahucios matan, el paro mata, la miseria mata y el hambre… MATA. Y no hay más que leer la prensa diaria para comprobar que es así. La esperanza de vida en este país ha bajado y sigue bajando y eso, es violencia.
Es curioso, pero el ser humano tiene una capacidad de aguante insospechada, y de eso se valen los poderes públicos. Buenos conocedores de dónde está el límite, van apretando las clavijas poco a poco a sabiendas de hasta qué punto pueden llegar. Es muy fácil: vas observando lo que está pasando en Grecia (por ejemplo) y si allí no ha habido un estallido social, aquí todavía estamos lejos. Es sencillo, ¿verdad? Pero trágico, muy trágico.

Sin embargo, hay ocasiones en que se tuercen un poco las cosas, sencillamente porque somos humanos y la psicología social no es una ciencia exacta. Y suceden cosas como las de Gamonal, donde un barrio unido ha sido capaz de paralizar un proyecto que a todas luces parece un despropósito. Y lo ha hecho por medio de la movilización social y también utilizando la violencia.

“Con violencia no se consigue nada”.  “La violencia es perjudicial para la causa” son citas que se suelen oír muy a menudo. Pero no son ciertas. La violencia sólo es perjudicial para la causa, para cualquier causa, cuando se está en minoría, pero si se tiene mucha fuerza, la violencia es muy útil. Tanto es así, que los poderes públicos, los estados y en general todo aquel que quiere conseguir un objetivo o simplemente mantenerlo, la utilizan a diario: Guerras, represión, asesinatos… “bajas”. “¡Bajas!”

¿Cuántas movilizaciones sociales pacíficas han sido simplemente aplastadas, única y exclusivamente para demostrar quién es el que manda? Muchas, ¿verdad? ¿Cuántas causas han triunfado utilizando la violencia? Muchas, ¿verdad? Bueno, no me quiero meter en un berenjenal, pero ¿cuándo ha negociado el estado con ETA? Cuando ETA tenía mucha fuerza. Pues eso.

Volviendo a Gamonal, ahí se ha utilizado la movilización y la violencia. Y el alcalde ha cedido, ha claudicado, se ha rendido. Pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar de tamaña victoria.

No sé si alguien opinará lo contrario, pero pienso que el alcalde ha cedido porque sabía que el estallido y la violencia iban a ser imparables. Y en la situación actual, con los movimientos de solidaridad que estaban surgiendo, muy posiblemente la rebelión se extendería como la pólvora.

Violencia, maldita violencia. Todavía nos queda mucho a los humanos para convivir sin necesidad de usarla. Empecemos por una sencilla ecuación:

MÁS JUSTICIA, MÁS EDUCACIÓN = MENOS VIOLENCIA.

NOTA: Escribo todo esto antes de leer la noticia del estudio de INTERMON OXFAM en el que se leen cosas como que "Las 20 mayores fortunas de España equivalen a los ingresos del 20% de la población más pobre". Lo dicho.


14 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

La violencia es la única alternativa que le queda al que lo han dejado con el culo al aire.

Las revoluciones de los pueblos realizadas por sus bases han sido siempre cruentas, es cuestión se leerse la historia de los últimos 200 años.

Saludos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel:
No hace falta leer mucho para comprobar que es así.
Sin embargo hay que seguir luchando para que esto cambie sin despellejarnos los unos a los otros.
Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...

Llevas toda la razón, pero estoy con Javier, en que la solución no es despellejarnos los unos a los otros.
Triste sería si a estas alturas, esa fuera la única solución.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juan:
La cuestión es que debemos actuar con una unidad popular hoy inexistente. Y eso nos va a costar caro, además de mucho tiempo.
Un abrazo.

Antorelo dijo...

La sociedad se ha aburguesado demasiado en estos últimos años.
Saludos

Katy Sánchez dijo...

No estoy de acuerdo. Precisamente las guerras y la violencia han sido la tónica de la humanidad a lo largo de la historia y seguimos igual.
Mientras la ciencia y la técnica han evolucionado, nosotros seguimos en a prehistoria.
Demuéstrame un país en dónde se viva bien conviviendo con la violencia . En todos los lados dónde hay conflictos armados mueren cada día miles de inocentes. El quemar coches, mobiliario urbano, tiendas que han costado toda una vida levantarlos no creo que sea una buena manera de echar una mano. Y estoy a favor de toda reivindicación, de huelga y protesta, pero no del destrozo y que pague gente inocente y trabajadora que es la que paga el pato.

rousal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rousal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rousal dijo...

Gracias Javi. Siempre tan claro y conciso.
Una clara reflexión que,por desgracia en este país, no hace la mayoría de la gente.
Una verdadera pena.
Un beso

rousal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rousal dijo...

Gracias Javi. Siempre tan claro y conciso.
Una clara reflexión que,por desgracia en este país, no hace la mayoría de la gente.
Una verdadera pena.
Un beso

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Antorelo:
No estoy seguro de que la palabra sea "aburguesado". Un amigo mío diría "atocinado" :)
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Como siempre, me alegra mucho que discrepemos. Es una manera que, casi siempre, puede lleva al diálogo y al entendimiento.
Por mi parte, no defiendo la violencia, pero la entiendo en múltiples ocasiones. Lo que sí veo y reconozco es que el uso de la violencia, en muchas ocasiones lleva a conseguir los objetivos. Este caso que menciono es uno de ellos. Sin la amenaza de un estallido social, ¿hubiese dado marcha atrás el alcalde de Burgos? Yo creo que no. Ahora mismo en Ucrania, por poner otro de los múltiples ejemplos de actualidad, la violencia se ha desencadenado por una situación extrema que veremos a dónde lleva. La gente no usa la violencia por capricho, casi siempre responden a situaciones extremas donde no se ve salida.
Pero desde luego este tema da para mucho :)
un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Rosa:
Me alegra que coincidamos.
Musus.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.