XIRIMIRI

 ¡Maldito cambio climático, hace tiempo que no llueve, pero esta pasada noche he oído llover durante horas. ¡Qué gozada! No hay nada que me guste más que oir repiquetear las gotas de agua, empujadas por el viento, contra la persiana de mi habitación.

Al levantarme lo primero he hecho ha sido buscar la ropa apropiada. “Hoy es día de gabardina y paraguas", me he dicho, sin poder evitar una sonrisa.

Paraguas en mano salgo a la calle. Es de noche todavía, pero no importa, si acaso es mejor así.  En estos momento no llueve, una suave niebla que me envuelve, me transporta a aquellos días, cuando iba a Bilbao a trabajar y un día tras otro tocaba xirimiri. “Seguro que lloverá”, me digo. “Han anunciado agua y estará gris todo el día”.

En la oficina no me puedo concentrar, expectante me acerco de vez en cuando a la ventana a ver si ha comenzado a llover. Nada. “Estos del tiempo cada día aciertan menos, con las ganas que tengo de andar bajo la lluvia”.

A media mañana me voy a una reunión a Bilbao.  Salgo hacia la estación de Metro más cercana, miro al cielo. Nada. Eso sí, está gris, muy gris. Me detengo un instante y veo gente como yo, con su gabardina y su paraguas; otros sin paraguas, acostumbrados a todo un otoño sin lluvia. “Estos todavía no se han enterado de que hoy va a llover”, pienso.

Veo múltiples fotos en blanco y negro, con toda su gama de grises, que inundan la ciudad, pero no hay tiempo, simplemente las guardo en mi retina porque yo necesito mi tiempo para hacer una foto; no vale cualquier cosa.

Al llegar a mi destino, en la salida de la estación me detengo un instante. Ahí está, un suave y persistente xirimiri que envuelve las calles y las gentes. Da la sensación de que caminan más lentamente que otros días. “¿Las prisas han desaparecido o me lo parece a mi?” Muchos caminan y todavía no han abierto el paraguas, otros ni siquiera tienen uno. Sigo observando durante unos minutos antes de echar a andar. Miro el reloj, “tengo tiempo”, así que con el paraguas bajo el brazo, comienzo a caminar a ninguna parte.

“¡Bienvenido. Te echaba de menos!”

* La imagen que ilustra esta entrada es un cuadro de Ernest Descals
http://ventapinturapintorernestdescals.blogspot.com/2011/06/lluvia-paisaje-urbano-paraguas-personas.html

12 comentarios:

iñaki dijo...

Genial, como siempre. Un abrazo !!

JLMON dijo...

ESTUPENDO!!!!
AH! NUESTRO SIRIMIRI...
NACEMOS CON ÉL, VIVIMOS CON ÉL Y HASTA NOS ACOMPAÑA EN EL VIAJE PARA ALLÁ...UN HERMANO!

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Iñaki:
Muchas gracias. Un buen fotógrafo siempre disfruta de estos momentos.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Un gran compañero de viaje.
A veces creo que no valoramos lo suficiente el privilegio de vivir en el Norte.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

A mi me encante, siempre me ha parecido lluvia a cámara lenta que, como dices, relaja el día, o al menos a mi me lo parece también.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Así es. Tiene ese puntito romántico que no debemos perder.
Un abrazo.

A.L. dijo...

Hola Javier, hacía falta esta lluvia. Y el calor no es lo mio tampoco.
Aunque no se yo si me acostumbraría al chirimiri:-) Paso bastante frío de aquí para allá. Bonito cuadro.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Pues depende. Hay gente de aquí que no le soporta, otros no podríamos vivir sin él.
Tiene que haber de todo...
Un abrazo.

julen simon dijo...

El xirmiri tiene mucho encanto a mi al menos me encanta, pero lo que realmente me obsesiona es ver Bilbao nevado. Cada vez que anuncian una ola de frío como la que estamos viviendo ahora lo primero que hago al despertarme es mirar por la ventana. Desafortunadamente aunque he visto nevar en Bilbao en contadas ocasiones, hoy por ejemplo, no he conseguido verlo vestido de
blanco, no pierdo la esperanza XD.

Un saludo

Katy dijo...

Siento tener que parecer un bicho raro. Pero no me gusta la lluvia, ni el chirimiri. Solo el Sol, soy de secano. Sé que es necesaria, pero no me gustan los días nublados, ni el paraguas, ni la humedad, ni el barro, ni el pelo mojado, ni la gabardina, ni el frío. Lo siento de veras.
El cuadro que has traído sí. Es que en las fotos queda muy bien la lluvia así como la nieve:-)
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Julen:
Pues si no pillas nevada este fin de semana tendrás que esperar al año que viene :)
Yo me voy a S. Miguel. Allí no hay problemas de esos.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
No hay nada de qué justificarse. Cada uno es como es y tiene sus preferencias. Aquí tampoco todo el mundo disfruta con el xirimiri, pero bueno... Lo bonito es compartir estos momentos de disfrute con los demás.
Eso es todo.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.