MASLOW O SISIFO


Hablábamos el pasado miércoles de la “cultura del miedo” como sustento de este modelo económico. Modelo que se basa en que los seres humanos sólo hacemos las cosas por miedo a algo, en este caso era el “miedo al despido”.

Me acordaba entonces de los buenos de Maslow y Herzberg, que tanto aportaron a las teorías de la motivación de las personas en general y de los trabajadores en particular. Concretamente Maslow lo hace de una manera muy gráfica utilizando la que luego terminó llamándose la “pirámide de Maslow”, que le sirvió para defender la “teoría de la jerarquía de necesidades humanas” la cual reza que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

Y me quedé mirando a la pirámide y pensé: "¡Pero si nos hemos quedado en el segundo nivel!"

O sea, que nos la han metido doblada.

¿¡Tantos años de civilización y de cultura para seguir peleando ahí abajo!?

Recuerdo las crisis de los años 80 y 90, en las que, ingenuamente, gritábamos aquello de “trabajar menos para trabajar todos”. Quizá inconscientemente estábamos reclamando tiempo para escalar peldaños en la pirámide. Que todo no es trabajar y trabajar. Producir, consumir… consumirnos en una vorágine que no nos deja tiempo para nada. La tecnología liberadora, ¿dónde está? ¿No debería estar cumpliendo su cometido?

Ahora resulta que hay que trabajar más horas, hay que ser más productivos. Hay que competir con chinos, indios, brasileños… y como lo de “innovar” no da para mucho, pues hay que equiparar las condiciones laborales con las de estos países… a la baja, claro. Para ello han tirado por la vía de la reforma laboral (una más), que tiene como estandarte lo de “como no andes listo te vas a la p. calle”. Ya nadie se atreve a recuperar aquel viejo slogan: “trab… men… para trabaj… to…”. Bueno, es que se me ha trabado la lengua.

El mundo feliz que nos prometía el sistema ha caído en picado. Empujábamos y empujábamos la roca hacia la cúspide pero se nos ha vuelto a caer y en esta ocasión parece que nosotros hemos caído antes y nos va a aplastar. Podríamos haber aprovechado esos años de bonanza para subir un peldañito de los de Maslow, pero no. Hemos preferido el consumo frenético que supuestamente nos iba a dar la felicidad, sin ser conscientes de aquello del “tener” y del “ser”. Nos engañamos, nos engañan: Señores, ¡que la gente prefiere unos huevos con patatas y “ser” un poco mejor, a langosta todos los días y… “parecerlo”.

Pero aquí estamos porque hasta aquí hemos andado.

Ahora, después de tanto esfuerzo, Debemos  salir de debajo de la roca  y comenzar a empujarla de nuevo montaña arriba: peores salarios, peores horarios, muchísima gente que a duras penas consigue permanecer en el primer escalón y… una vaga esperanza de que volvamos a ser los reyes del mambo del segundo escalón de Maslow allá dentro de 20 años.

Qué triste.

P.D.: Bronnie Ware, escritora australiana, que trabajó muchos años en cuidados paliativos y enfermos terminales nos enumeraba recientemente los "cinco grandes arrepentimientos de muchos moribundos":

1. Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera
2. Ojalá no hubiera trabajado tanto
3. Ojalá hubiese expresado lo que realmente sentía
4. Ojalá hubiese tenido más contacto con mis amigos
5. Me hubiera gustado ser más feliz.

Demasiados "ojalás" cuando ya nada tiene remedio, y todos del escalón 3 hacia arriba.


12 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Estupendo post. Hs dado en el clavo con el segundo nivel que es donde se encuentra la mayoria de la gente.Desde luego que nos la metieron doblada aún a sabiendas de que lo hacían. La clave es convertir los ójalas en realidades.
Un abrazo

A.L. dijo...

Ojalá, ojalá, ojalá. Pero me temo que el planeta no da para tanto tampoco. Asi que ojalá no me quede en el paro, porque si preguntásemos a los 5.000.000 de parados seguramente la pirámide les trae al fresco, como a los chinos y otros pueblos del planeta que trabajan de sol a sol. Me temo que podemos retroceder más aún y no lo digo muy alto que me oyen.
Un abrazo. Buen post

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
... Y cuanto antes, porque en el último momento ya no sirve para mucho :)
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Efectivamente, ahora la prioridad es tener curro, es decir, quedarnos en el segundo nivel como sea.
Un abrazo.

Máximo Loarces dijo...

Hola querido. Me ha servido de mucho tu post. Entre otras cuestiones, para darme cuenta que apenas consolido el segundo y me cuesta acariciar algún aspecto del tercero. Supongo que he de dejar los ojalas

Myriam dijo...

Estoy con Fernando en que la clave está en convertir los ojalás en realidades.


Besos

Camy dijo...

Hola Javier, siempre me interesa cuanto leo en tu blog, ¡sin duda! hoy especialmente, leo y muevo la cabeza dándote la razón, asintiendo tus palabras, hoy, además, pensaba en Josep Julián ( y otras muchas veces , me gustaría leerle en la situación actual) hoy, lo sentía filtrado entre tus líneas.Luego, he llegado al final y me he sentido dueña de algún "ojalá"Me he sentido un poco muerta,
Voy a tratar de recuperarme de una fuerte gripe e intentar escalar algún escalón.
Un beso

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Maxi:
No seas modesto. Por lo que te conozco picoteas bastante del tercero, cuarto y quinto. Y no es peloteo.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
Es fácil dar con la clave. Lo difícil es trabajar para que se convierta en realidad. En fin, lo de siempre :)
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Camy:
Me han encantado tus palabras. Y el recuerdo a Josep. Y tu gripe :) (por solidaridad más que nada, puesto que yo llevo también unos días hecho polvo). Y tus ganas de luchar por subir escalones.
¿Qué placer hay mayor, pues, que luchar por ser mejores?
Un beso.

JLMON dijo...

Estupendo Javier
Fijate que cada vez me suena más a timo lo del Esrado del Bienestar.
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Desde luego que sí. Y si además ahora van y se cargan el señuelo...
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.