LOS CHIRIPITIFLAUTICOS


Leía el otro día en el twitter de Franciso Alcaide @falcaide la siguiente cita de Oscar Wilde: "La vida no es compleja. Somos complejos nosotros. La vida es simple". Y me puse a pensar. A pensar en la vida en general, en la vida en plena Naturaleza, en las cebras pastando en la sabana. En el león tumbado a la sombra después de comerse a una de ellas, mientras el resto sigue pastando tranquilamente a sabiendas de que de momento el león no es peligroso. En la tribu ancestral perdida en el Amazonas que no quiere saber nada de la "civilización", feliz, auténticamente feliz, con su modo de vida integrado en la Naturaleza. Y me dije: “Es cierto, la vida es simple, muy simple”.

Me acordaba de los primeros años de nuestra vida, donde no hay pasado ni futuro, sólo presente. Recordaba aquellos juegos infantiles exentos de toda malicia. “¡Javi, sube a comer!, gritaba mi madre (y la tuya), mientras me hacía el remolón apurando el juego hasta el final. Y subía a comer para volver inmediatamente a la calle con mis amigos. Me acordaba también de esa etapa final de nuestras vidas, donde las cosas vuelven a ser todo lo sencillas que lo eran al comienzo. Actividades pausadas, observación crítica, mirada comprensiva…

Me olvidaba conscientemente de todos esos años centrales, en los que todo parece hacerse complejo por momentos. Años en los que pujamos y pujamos cada vez más fuerte en busca de una quimera, hasta la extenuación, hasta la enfermedad. Años en cierta manera perdidos, llenos de angustia y miedo.

Sí, la vida es simple.

El otro día Fernando López en su blog “Soul Business” se despedía de nosotros, dado que se iba de viaje. Uno de esos viajes maravillosos que suele hacer "a lo largo y ancho de este mundo" (como decía el Capitán Tan), para alejarse de “lo complejo” e integrarse con “lo simple” y luego... volver . Titulaba su entrada “Alejarse para estar cerca”. Un viaje a lo sencillo. Seguro.

Dice Fernando en su entrada, de una manera magistral: "Para mi, son días de alejamiento, de tomar distancia física y mental, de explorar ideas, conocer nuevas gentes, recorrer distintos caminos, de buscar otras posibles respuestas a preguntas que se ya se han hecho, de volver a mirar con la curiosidad de un niño que descubre todo por primera vez, de recordar y refrescar la memoria de sensaciones que o había olvidado, o creía perdidas: alejarse para estar cerca, para conocerse mejor".

¿Qué más se puede decir?

12 comentarios:

Katy dijo...

La vida es dura Javier, tomar unos dias de distancia te ayuda luego a batallar a la vuelta.
Si fuera así de sencillo, no habríamos llegado a dónde hemos llegado. No se puede poner puertas al campo. Nuestra niñez pasando por la etapa adulta hasta la vejez es un continuo cambio con diversas etapas, unas más felices que otras.
El problema creo está en que lo queremos todo, naturaleza y avances tecnológicos y científicos sin mirar que valores dejamos en el camino.
Conviene tomar distancia de vez en cuando nos ayuda afrontar nuestro día a día a veces muy complejo.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier

hay una cosa que apuntas que para mi es clave.

"Me acordaba de los primeros años de nuestra vida, donde no hay pasado ni futuro, sólo presente"

El día que comenzamos a mirar en exceso para atras o para adelante se jorobó el invento y aparecieron las compleajidades.

Muchas gracis por la mención.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Quererlo todo y ahora es uno de nuestros grandes problemas, ya que no tenemos en cuenta las consecuencias.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Ha sido un placer. Tu reflexión me ha encantado.
Un abrazo.

A.L. dijo...

Totalmente de acuerdo Javier. La vida es bastante simple, pero me temo que somos unos verdaderos artistas en complicarla.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Y todavía la complicaremos más. Ya lo verás.
Un abrazo.

Contrapunto dijo...

vida es simple, somos nosotros los complicados.
Excelente reflexión, me ha encantado.
Saludos cordiales

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Contrapunto:
Encantado de tenerte por aquí y de que te haya gustado la entrada.
Un abrazo.

MaS dijo...

Pues lo has clavao, eso de que cuando uno deja de vivir el presente por estar o bien, rememorando el pasado o visionando lo que hará o vivirá en el futuro...así que no quiero volver a ser niña, pero sí, una racion doble de presente intenso: hoy, ahora, en este momento.
la vida es simple, somos nosotros...
Veraniegos saludos vecino, M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola María:
Gracias por tu reconfortante y refrescante comentario.
Pues entonces, ¡Marchando una ración doble de presente intenso!
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡¡Entre los dos lo han dicho todo!!

¿Tú eres el pirata?

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
En realidad soy bastane pirata, pero si te refieres a la foto te diré que pertenece a un programa de tv que yo vía de pequeño, allá por los años 70. El programa se titulaba como el título de esta entrada: "Los Chiripitiflauticos" y uno de los personajes, el Capitán Tan, hablaba continuamente de sus "viajes a lo largo y ancho de ese mundo". Más o menos como Fernando.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.