NO SOMOS NADA

 Dentro del universo de la saga de películas Star Wars, me encantaba el la figura de la estación espacial de la Estrella de la Muerte. ¡Eso sí que era un arma de destrucción masiva! Desde ahí, fueron desintegrados varios planetas, Alderaan fue uno de ellos. Frente a los ojos de la Princesa Leia Organa, el verde planeta fue desintegrado por un disparo de la estación espacial.

No deja de ser una película, pero a veces me pregunto: ¿Qué pasaría si de repente se desintegrase nuestro planeta? ¿Qué pasaría si simplemente desapareciese del mapa celeste?


Nada, no pasaría nada. Nada ni nadie nos echaría en falta. No se alteraría, para nada, el orden cósmico. Ni siquiera el dios... los dioses que nos hemos inventado nos echarían de menos.

Unos creerán que estaríamos todos formando parte de un cielo y un infierno. Otros creerán otras cosas tan absurdas como ésta. Pero lo cierto es que todo lo que hemos sido, somos y seremos desaparecería como si nunca hubiese existido. El Universo seguiría su ritmo, sin más.


Desde que Galileo trazase una línea divisoria clara entre lo que es la ciencia y la religión, desde que el centro del Universo ha cambiado de sitio y nos ha identificado como una minúscula mota de polvo en un lugar perdido del Cosmos, nuestra soledad sólo ha crecido en la misma medida que lo hace nuestro desmedido ego. No han pasado nada más que unos pocos cientos de años desde que sabemos que los que giramos alrededor del Sol somos nosotros y no al revés, cuando nuestro conocimiento nos está acercando a los confines del Universo y ya estamos especulando seriamente con el origen de todo esto.

Decía Stephen Hawking que "Sólo somos una raza avanzada de primates en un planeta menor de una estrella ordinaria. Pero podemos entender el universo". ¡Qué maravilla!

¿Y dios? ¿Dónde han quedado todos esos dioses que con su varita mágica han creado todo esto?

Desgraciadamente el único dios identificable en este Universo somos nosotros, o al menos eso tratamos de demostrarnos día tras día. Pero aún así, si la Estrella de la Muerte hiciese su higiénico trabajo, nada ni nadie nos echaría en falta.

Realmente no somos nada, absolutamente nada.

¿Os acordáis de quién dijo?: "Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia".


5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Somos una mierda de mosca en el universo, pero menos es nada.

En cuanto a tu pregunta, la frase la dice el replicante de Blade Runner, una frase antológica de una película para la historia del cine y de una novela que se titula "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?"

Saludos

Myriam dijo...

Hola, Javier: Te diré lo que somos... al menos, he pensado
que somos jajaja: Los cálculos biliares en la vesícula de Dios....

Estaba extrañando a los amigos, por que eso somos no?
aunque de estado sólido y burdo, `pasemos a gaseoso sutil. :-)

Un fuerte abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel:
Veo que te gusta el buen cine :-)
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
La duda ofende. :-)
Por supuesto que somos amigos. Faltaría más!!!
Un beso.

Myriam dijo...

jajajajajajajaja Un abrazo muy fuerte!!!!

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.