¡QUÉ ALIVIO!


Los que estamos en eso que llaman "cierta edad" (¡qué risa!), nos venimos preocupando por cosas como que:

1. No recordamos algunos nombres propios
2. No encontramos nunca donde dejamos las cosas.
3. Cuando estamos hablando, de pronto nos paramos y no seguimos porque no recordamos lo que vamos a decir o cómo continuar.

En fin, yo creía que había comenzado a tener un enemigo en mi cabeza cuyo nombre empieza por
"Al" y termina por "zheimer". El otro día leyendo un artículo, me quedé mucho más tranquilo, por eso os voy a contar la parte más interesante:

"Si uno tiene conciencia de los problemas de memoria es que no los tiene".

Esta afirmación ya es como para dejarte bastante tranquilo. ¿Verdad? Porque para definir que no te das cuenta de lo que ocurre han acuñado una "palabreja trabalenguas”: ANOSOGNOSIA

Dibujo de mi amigo Luis Potes para la ocasión: "El Enigmático".


La mitad de los mayores de 50 años presentamos algunos fallos de memoria, pero es más de la edad que de la enfermedad. Y si además eres consciente de ellos NO tienes ANOSOG...

Quejarse sobre fallos de la memoria es un hecho muy frecuente en personas de 50 años de edad para arriba. Se traduce en no poder recordar el nombre propio de un individuo, de entrar a una habitación sin saber qué se iba a buscar, olvidar el título de una película, dónde se dejaron los anteojos o las llaves.

En estas edades, más de la mitad de los adultos presentamos esta dificultad, lo cual indica que más que una enfermedad es una característica de los años que se tienen.

Muchas personas se preocupan (a veces en exceso) por estos olvidos. De aquí una afirmación importante: Quien es consciente de padecer de estos olvidos es quien no tiene problemas serios de memoria, ya que quien padece una enfermedad de la memoria (Con el inevitable fantasma del Alzheimer), no tiene registro de lo que efectivamente le pasa, ya que presenta ANOSOGNOSIA, una palabra médica que indica, precisamente el no darse cuenta de lo que le ocurre.

B.
Dubois, profesor de neurología de CHU Pitié-Salpêtrière, inventó una paradójica pero didáctica explicación válida para la mayoría de los casos de personas preocupadas por sus olvidos:  

"Cuanto más se quejan los sujetos de su memoria, menos probabilidades tienen de sufrir una enfermedad de la memoria".

Este artículo está dedicado a los amigos y compañeros de trabajo de más de 50 años (incluso algunos menores de esa edad) … que recuerdo.

Ah! Y si se os olvida contárselo a vuestros amigos, no importa, no es Alzheimer... son los años.

Y hablando de falta de memoria...

10 comentarios:

Camy dijo...

Javier, el video es el broche de oro a tu post. ¡qué cierto y aplicable a cualquier país o autonomía!.
¿Que´quería decirte? ¡No me acuerdo! pero sé que me he quedado más tranquila al leerte, jejeje
un beso

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Camy:
¿Camy? ¿Quién es Camy? :)
Un beso.

Tracy dijo...

¡Vaya!, me has dejado mucho más tranquila y además me has hecho reir con el video ¿qué más se puede pedir?

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Tracy:
Pues genial. Doble objetivo conseguido :)
Un abrazo.

Myriam dijo...

Exacto: EL Alzheimer es una de las tantas degeneraciones neuronales del cerebro y no la única, de acuerdo a la zona del cerebro que ataca recibe uno u otro nombre. Y así es, no hay conciencia de enfermedad. Además, conviene recordar -sí, ahora recordar y bien- que esta enfermedad se encuadra en el envejecimiento patológico, que no en el envejecimiento normal.

Un abrazo

Myriam dijo...

¡Qué chistoso el vídeo, me has hecho reír!

Myriam dijo...

Ajjjj en el primer comentario no se me publicó un párrafo, el primero en el que te decía
esto:

Con respecto a la pérdida de memoria para los mayores de cincuenta: Solemos confundir pérdida de memoria con una falta de atención. Ej: Cuando ponemos las llaves en un lugar, lo hacemos de forma automática, pensando mientras en otra cosa, no las encontramos cuando por equivocación las pusimos automáticamente en otro lugar al habitual.

Es que, cuanto mayores, más preocupaciones o responsabilidades tenemos.

Por eso es bueno practicar la atención consciente. Prestar atención consciente a lo que hacemos, sin estar pensando en si le pusimos comida al pajarito, o pagamos la cuenta de la luz.

Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
Sí, creo que lo que dices es bastane común en los mortales. A mi, especialmente me pasa a menudo.
Un beso.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Yo lo que creo, y Myriam da pistas, es que no podemos estar a todo. Yo no tengo 50 y te aseguro que me pasa bastante y es posible que sea consecuencia de estar a mil cosas. Muy bueno el video.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Si ya digo yo que en el disco duro no cabe todo :)
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.