A TRABAJAR COMO "NEGROS"

Cuando el otro día cayó en mis manos esta genial viñeta de Forges, me acordé de una conversación que mantuve con un colega ya hace unos 5-6 años en la que él, en un momento determinado afirmó: “Las condiciones laborales en occidente se irán deteriorando hasta que se igualen con las de los países en desarrollo que ahora están compitiendo con nosotros, así que más nos vale que influyamos para que las suyas mejoren más de lo que empeoran las nuestras”.
No creo que hoy en día quede alguien que ponga en duda esta aseveración.
Durante muchos años nos hemos estado autoengañando con afirmaciones como… “nuestras condiciones laborales son mucho más caras, pero nuestros productos son de mucha mayor calidad”. Y así hemos estado creyéndonos que los que venían detrás eran incapaces de alcanzar nuestros estándares de calidad, que eran incapaces de innovar como lo hacemos nosotros. Craso error. No sólo han sido capaces de alcanzar nuestro nivel de calidad y de innovación, sino que además invierten muchísimo más que nosotros en innovación, con lo cual en pocos años, manteniendo esos niveles salariales y de seguridad en el trabajo, nos habrán pasado por encima como un rodillo.
Eso sí, quejar nos podemos quejar. "¡Qué injusto!" Ya. Pero qué poco nos importaba esta injusticia cuando al otro lado del mundo nuestra ropa y nuestro calzado eran elaborados por niños de 7-8 años. Pero eso es otro tema.
La cuestión es que para mantener un nivel alto de competitividad sólo hay dos maneras: o innovamos más que "ellos", o somos más baratos. A quien se le ocurra alguna otra alternativa que levente la mano.
Esto que es de perogrullo, los poderes económicos reales lo saben desde siempre. ¿Y acaso creéis que les importa? En absoluto. Incrementar la productividad de forma permanente es una forma de conseguir beneficios, esté la fábrica en Madrid o en Bombay.

¡Ay... este mundo globalizado... qué disgustos nos da!

Y así, entre crisis y crisis, nos hemos creído que nuestros "derechos" laborales estaban a salvo. Bueno, sí, algo ya nos han ido arañando en los últimos tiempos, pero no era para tanto…

Lo siento, pero siempre hemos dependido de la magnanimidad del poder. Así que tal y como están las cosas, pintan bastos durante un largo periodo de tiempo, a pesar de la próxima Huelga General. Por cierto, a ver si me animo y le doy una pensada para la semana que viene.

Y yo me pregunto: Ahora quieren que trabajemos como chinos. ¿Para cuándo nos van a proponer que trabajemos como "negros"?

Estoy impaciente.

10 comentarios:

Katy dijo...

Ay... este mundo globalizado... qué disgustos nos da!
llevas razón las alternativas son pocas. Alguien tiene que trabajar, como negro, chino o blanco, porque comer tenemos que comer. Las condiciones han mejorado y mucho, al menos hoy tenemo máquinas y técnica y no hay que levantar las piedras con la mano y comunicacines demasiadas. Todo se sabe. Hay tema para rato
Un abrazo

JLMON dijo...

Mucha tralla en pocas líneas Javi...
Europa se ha convertido en el País de Nunca Jamás aunque los del Sur hacemos de Capitan Garfio.
Cuidate

Camy dijo...

Nos hemos estado mirando el ombligo y creyendo que todo estaba atado y bien atado, y mira la situación, los derechos sociales se tambalean y la sociedad del bienestar, para la gran mayoría, se ha convertido en la de la pesadilla.
tu colega y sus dotes adivinatorias impactan ¿ Ha cambiado ya su profesión?
"Mi mujer " última, sabe muy bien cómo opina el empresario que nos quiere hacer trabajar como chinos y a la vez como negros....
Perfecta la viñeta del gran Forges.
UN beso

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Pues sí, esta crisis va para largo, tan largo que nuestros hijos y posiblemente nuestros nietos seguirán sufriéndola. Así que tenemos debate para rato :)
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Pues no he podido condensarlo más, pero es que me indigna (ahora que está de moda esta palabreja) tanto injusticia... global.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Camy:
¡Qué razón tienes!
Mi colega no ha cambiado de profesión, más bien porque no ha tenido oportunidad. Y me temo que "tu mujer" va a sufrir la crisis más que el resto del personal. Pura intuición :)
Un beso.

Astrid Moix dijo...

Pues sí, la globalización ha igualado las oportunidades. Ya lo dijo Friedman en su famoso libro "El mundo es plano". Lo cual, para los paises antes llamados pobres y hoy emergentes, ha sido una ventaja, pues muchos han aumentado su nivel de vida y han conseguido voz y voto en el mundo. Pero para los más ricos, entre ellos España, aunque no fuera oro todo lo que aqui relucía, la cosa se ha puesto más dificil ...

Un abrazo,

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Astrid:
Lo malo es que esto lo sabemos desde hace mucho y lo estamos gestionando de forma horrible.
Así nos va.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Estupendo post que da una clave muy clara: Mientras la globalización no se iguale en términos económicos y de derechos, los del pais del "Nunca Jamás" lo van a pasar muy mal. Lo que pasa es que a corto, medio plazo, tal y como está montado el tinglado es ciencia ficción que Europa, América, los de siempre, recuperen (hablo de la población, no de los que trincan) sus derechos o puedan ampliarlos.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Y esto va para largo, aunque nos va a costar entenderlo.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.