INSTALADOS EN LA QUEJA

Recientemente asistí (una vez más) a una conversación entre vecinas que más o menos se desarrolló de la siguiente manera:
  • Hola Pepi, ¿Qué tal estás?
  • Vaya, voy tirando.
  • ¿Y tu, qué tal?
  • No me puedo quejar. Porque con tanto cáncer y tanta enfermedad. Porque mira que hay gente que está enferma. Sabías que Fulanito de Tal se ha muerto? Sólo tenía xx años.
  • ¡¿No me digas?! No sé qué pasa pero se está muriendo un montón de gente joven.
  • Si es que no somos nada.
  • Qué va. Hija mía, hemos venido a este mundo a sufrir.
  • Y que lo digas.
Y sigue un amplio resumen de todas sus dolencias, las de su marido o las de algún familiar cercano dejando en evidencia lo injusta que es la vida con ellas.
  • Ah, si hija, y que no estemos peor.
  • Sí, y para qué quejarnos, si la vida es así.
Bueno, esto sólo es un ejemplo, porque la conversación se pudo extender todo el tiempo (libre) que tenían estas dos señoras. Pero el efecto ya generado es el de visión trágica de la vida, conformista ante la desgracia, como queriendo dar pena en una espiral en la que gana el que es más desgraciado.

  • Fíjate Manolo, me he encontrado con Pepi, que me ha contado que...
  • Pobre gente. Qué desgracia tienen.
Como comprenderéis, con tanto "positivismo" no podemos ir muy lejos, ¿verdad?

Antes de vacaciones me encontré con un conocido que me hizo la conocida pregunta de "¿qué tal estás?, a lo que le respondí que "muy bien". Me miró asombrado y me dijo "qué raro es oir una respueta positiva. Así da gusto".

Ahora que lo pienso, la única respuesta que todo el mundo siempre tenemos positiva es cuando nos preguntan "qué tal las vacaciones". Entonces sí, entonces, aunque hayan sido las peores vacaciones de nuestra vida responderemos unánimemente "MARAVILLOSAS".

Si es que no tenemos remedio.

A los vascos sin embargo nos pasan otras cosas...


2 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:


Lo has clavao. Es cierto que somos muy dados a quedar por encima incluso en las desgracias. raritos de narices. Y lo de las vacaciones cierto también. El video genial como siempre.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Ya sabes cómo funcionamos por aquí...
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.