INSITIR. ESTAR ALLÍ

Estaba buscando una nueva cita para el encabezamiento del blog y me encontré casualmente con dos de Woody Allen que me llamaron la atención: "El noventa por ciento del éxito se basa simplemente en insistir” y “El ochenta por ciento del éxito consiste en estar allí.” Y me dije: "Es verdad, así es la vida": "Insistir" y "está allí".

Recordaba estas citas el otro día, cuando estaba hablando con unos amigos, que tienen un hijo ingeniero, que se quejaban amargamente de que no encontraba trabajo. Yo les pregunté: “¿Busca trabajo o espera a que vengan a buscarle a casa?” (No es ninguna tontería de pregunta, que conste). Me contestaron que ya había enviado el currículum a un montón de empresas pero que ninguna le llamaba. Les propuse ir de empresa en empresa presentándose personalmente y entregando el currículum al jefe de personal correspondiente, a lo que me respondieron que "… eso es muy duro". Evidentemente este joven ni “insiste” ni “estará allí” cuando surja la oportunidad y entonces él y sus padres se lamentarán de su "mala suerte".

¿Cuántas veces a lo largo de la vida nos encontramos en situaciones similares? ¿Cuántas veces no hemos insistido? Cuántas veces no estábamos allí cuando sucedió… por pereza o por otra causa? Muchas ¿verdad? Reconozcámonos pues en esos pequeños o grandes fracasos. Y es que hay muchas personas que se escudan precisamente en su “mala suerte”, se lamentan de que a ellas nunca les pasa nada bueno. Son personas que parece que están intentando dar pena, yo diría que se han "especializado" en ello. No son personas luchadoras. No insistirán jamás y jamás estarán allí.

Dice Emilio Duró en una de sus extraordinarias conferencias que:
“… Tu mente atrae aquello en lo que piensas. Cuidado en lo que pensáis”.
“… La mente no distingue de realidad o de ficción. El ser humano es el único animal en el mundo que con sólo pensar en algo lo sufre igual que si le estuviera pasando”.

Parece una tontería, pero esto que puede parecer complejo es un simple problema de ACTITUD, una forma de afrontar el día a día, de hacer frente a los problemas que nos agobian en casa, con los amigos, en el trabajo, en… la vida.

Vivimos tiempos que no apuntan a ningún futuro maravilloso, como el que nos vendían tan sólo hasta hace unos pocos años. Cada día que pasa, las noticias nos hablan de ajustes y más ajuste. Nos dicen que la salida de la Crisis será cada vez más tarde. Vivimos tiempos de zozobra, tiempos que invitan al derrotismo, a refugiarnos en el lamento. “No hay futuro” piensan muchos cegados por la situación dramática que estamos viviendo, entre cierres de empresas, fusiones de bancos, primas de riesgo, empresas de rating, mercados financieros y demás aliens. Sin embargo, como siempre en la historia de la humanidad, sólo hay una opción: mirar al horizonte, coger aliento y luchar; tomar una actitud clara por la dignidad y la supervivencia. Una ACTITUD POSITIVA: "Insistir" y "estar allí"… o de lo contrario… hundirnos.

Así pues, durante este próximo año la cabecera de este blog quedará presidida por estas dos citas, como símbolo de que en esta vida es fundamental tener una ACTITUD POSITIVA:

“Insistir” y “estar allí”.

12 comentarios:

JLMON dijo...

QUÉ RAZÓN LLEVAS, JAVIER!
Aunque nos cueste sudor y lagrimas (la sangre todavía no ha llegado al río) hay que continuar ESTANDO.
Cuidate

Katy dijo...

Totalmente de acuerdo. La mayoría ni insiste ni está allí, ni en ninguna parte.
Conozco persona que lo han hecho entregar el curriculum personalmente entrte ellos una sobrina, y todas trabajan. Porque hacer estoo es demostrar interés y ganas.
A los jefes de personal les encanta hacer alguna pregunta y ver la cara de los solicitantes.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Estar es seguir sintiéndote vivo, y no son tiempos para hacer tonterías.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Conozco a demasiados jóvenes que están perdiendo la oportunidad de su vida precisamente por actuar como el joven que menciono.
Otros se aprovecharán, claro.
Un abrazo.

Toni dijo...

Pues si...yo también he tenido malas experiencias en ese sentido.
Un amigo en el paro, desesperado, hablo por él en una Empresa allegada. Lo llaman...y él declina el empleo ofrecido.
¿Por qué? pregunté perplejo... ah! es que me dijeron que tenía que empezar trabajando fines de semana y festivos...
¡Y se quedó tan ancho!
Ahora entiendo a la dueña del bar del barrio, siempre dice que la gente no tiene ganas de trabajar...y es verdad.
Admiro tu positividad, pero creo que ese valor lo tenemos de serie...algunos.

Salu2

Fernando López Fernández dijo...

Fantástico Javier:

Así es, actitud ante todo. Quien no lo intenta nunca sabrá si pudo consegurilo. Hay que seguir insistiendo.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Toni:
Mi opinión es que los últimos 15 años han hecho estragos en la educación de la gente. Hemos vivido en un "mundo feliz" que no existe.
Qué le vamos a hacer...
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Insisto en lo que le he dicho a Toni: la eduación que nos han dado tiene mucho que ver en nuestra capacidad de "insistir".
Un abrazo.

A.L. dijo...

Hola Javier, llevas toda la razón, Si no fuera por lo de insistir nada de lo que he hecho se habría materializado. Un buen consejo y visión.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Eso te pasa a ti, a mi y a muchos. Y además eso te hace sentir orgulloso de ti mismo. Al menos es mi caso.
Un abrazo.

Josep Julián dijo...

Hola Javier:
Como ves, vuelvo del letargo no sólo para comentar sino para saludar los pequeños pero significativos cambios en tu blog.
Respecto a lo que dices, totalmente de acuerdo si bien esa actitud de queja permanente es la que corresponde al papel de víctima, que es muy lucido y para nada se corresponde con el de protagonista que implica hacer las cosas que mencionas. Pero como dices en tu ejemplo, hacer algo que implique verdadero esfuerzo suele confundirse con sobreesfuerzo y a eso ya no estamos tan dispuestos.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Josep:
Me alegro de verte de nuevo en el candelero. La educación que nos han dado tiene mucho que ver en lo del esfuerzo - sobreesfuerzo. Parece que hemos nacido cansados, como decía mi abuela.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.