¿TE PONES A PRUEBA CON UN TEST?

 


Leo hace unos días unas interesantísimas reflexiones de Josep en su blog LA INTELIGENCIA DE LAS EMOCIONES y al día siguiente otras de Jose Luis, en EL VIAJERO ACCIDENTAL. El primero reflexionaba sobre la relatividad de las cosas y el segundo sobre el contexto actual que vivimos con algunas polémicas relacionadas con la emigración.

Y mira por donde encuentro inspiración en ambas y me digo… Voy a haceros un TEST. Un test para… ¡Qué narices! Para nada en concreto. Lo que pasa que hoy me ha salido en este formato y ya está.




Comencemos:

Asisto impertérrito a las típicas conversaciones de cuadrilla, amigos o compañeros de oficina:

Situación1: Estamos tomando unos “potes” y sale a colación que en estos días los medios han estado hablando de los problemas de los Servicios Sociales de los Ayuntamientos para abordar todas las solicitudes que tienen de ayudas por parte de personas sin recursos.
Comentario1 (el que comenta está un poco atravesao): “Si es que la ley está hecha para los emigrantes. Les damos pisos, les damos un sueldo al mes y encima les pagamos la lavadora, les pintamos la casa gratis. Esto es inadmisible. ¿Y los de aquí, qué? De los de aquí nadie se acuerda. Todo el dinero para los emigrantes. Habría que hacer algo”.
Comentario2 (el que comenta está de buen rollo): Pues yo conozco una ecuatoriana que trabajaba cuidando ancianos, cobrando una miseria y la han despedido porque han cogido a una que cobra menos. No tiene paro ni nada. Le he dicho que vaya al Ayuntamiento, pero le da vergüenza. Vive en un piso con algunas compañeras y entre todas le están echando un cable. Eso sí que es solidaridad”.

Situación2: Estamos tomando unos “potes” (La misma cuadrilla de antes) y aparece un negro vendiendo discos, películas, relojes, calcetines, etc., etc., etc.
Comentario1 (el que comenta está un poco atravesao): “Mira, mira, cómo le vacilo: ¡He moreno! ¿Cuánto cuesta ese reloj? … ¿Cómo? ¡No me jodas! Te doy xx y si no nada”. Finalmente el moreno acepta y… “Ja, ja ja. ¡Que no te voy a comprar nada! ¡Que era una broma, moreno! Tu sabes lo que eso, ¿no? Ja, ja, ja”.
Comentario2 (el que comenta está de buen rollo): "Pobre gente. Lo tienen chungo. ¿Tu sabes cuántos mueren en las pateras y ni nos enteramos? Tienen que estar muy mal en su país para arriesgarse de esta manera. Y ahora encima con este paro. Vamos a comprarle un par de discos a ver si por lo menos tiene para comer hoy".

Situación3: Estamos tomando unos “potes” (La misma cuadrilla de antes, que aquí las cuadrillas son muy estables) y se comienza a hablar del burka, del hiyab y demás prendas que se han puesto “de moda”.
Comentario1 (el que comenta está un poco atravesao): “Esto es una vergüenza. Ahora resulta que tenemos que tragar con todo esto de los moros. Si quieren estar aquí que se vistan como nosotros y que se quiten ese… pañuelo de la cabeza”. Al final acabaremos todos con el burka ese.
Comentario2 (el que comenta está de buen rollo): “Esto es la leche. Los chavales de hoy en día van enseñando el culo por todas partes, con esos pantalones caídos. Y esas crestas, ¿qué te parecen? Y ahora nos ponemos nerviosos porque una chavala se ponga un pañuelo en la cabeza. ¿Para nosotros es sólo un pañuelo, no? Por qué no respetar sus creencias. Aquí las monjas toda la vida han vestido igual y nadie se ha mosqueado”.

Situación4: Estamos tomando unos “potes” (sí, claro, la misma cuadrilla. ¿qué te habías pensado?) y vemos a un grupo de chavales, aparentemente marroquíes.
Comentario1 (el que comenta está un poco atravesao): “Mira esos moros qué pinta tienen. Seguro que van a liarla a alguna parte. Ya sabéis que todas las broncas en las discotecas la monta esta gentuza, ¿no? Me lo ha contado mi cuñao que es portero en una”.
Comentario2 (el que comenta está de buen rollo): “Mira esos chavales. Viven en mi barrio. Son de segunda generación. Uno de ellos comenzó a trabajar con 16 años para ayudar a la familia. Aún así, no sé ni cómo consiguió estudiar FP. Ahora está muy considerado en la empresa dónde trabaja. Ya me gustaría ver a muchos niñatos de aquí currando como este chaval”.

Pregunta nº 1: ¿Crees que los ejemplos son tan reales como la vida misma?
Pregunta nº 2: ¿Crees que es posible que los comentarios 1 y 2 de cada situación pueden haber sido hechos por la misma persona? (Buena pregunta, ¡eh!)
  1. Si has respondido que SÍ a las dos preguntas, seguro que estas pensando en lo facilmente que nos hacen pasar del blanco al negro sin darnos ni cuenta. ¡Qué "coherentes" somos!, ¿verdad?
  2. Si has respondido que NO a las dos preguntas, coméntame dónde vives que me voy “pallá”.
  3. Y si has respondido SÍ a una y NO a la otra, estás de cachondeo, porque no me lo creo.
Aquí, en Euskadi, ya sabéis que lo vivimos... de otra manera.

  

10 comentarios:

Katy dijo...

Jeje, es que las cosas dependen de la situación de cada uno de su escala de valores, del humor que estés, de la china que tienes en el zapato, del momento que estás viviendo y de la incoherencia de cada uno.Pero sobre todo de tu experiencia vital. Evidentemente no se puede ir cambiando de opinión como el que se quita una chaqueta en cosas serias, cuando está en juego la supervivencia y la dignidad de las personas. Mi respuesta ha sido que no. Nadie puede ser tan radical en sus posturas tanto si eres el primer comentarista como si eres el segundo. No es todo blanco ni todo negro. Hay matices . Muy ocurrente tu test, estñá bien que reflexionemos sobre las cosas importantes y nos pongamos dentro de piel de los demás.
Un abrazo Javier

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Sin duda la una. Muy buen test, aunque las respuestas son fáciles. Eso es dar con el dedo en la llaga. Como dice Katy, no toso es balnco y negro y se admiten matices, pero si contestamos rápidamente, al menos mi respuesta es la 1. El video en la línea. genial.
Un abrazo

MaS dijo...

¿Qué tal, Javier?
Real como la vida misma y Visceralidad como la humanidad misma.
o blanco o negro, arriba o abajo, a la izquierda o la derecha, o joven o viejo... los terminos medios, me temo que nadie los ha inventado todavía.
Así nos va.
un saludo, M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Totalmenten de acuerdo contigo.Lo que me preocupa es que muchas personas no son coherentes con sus pensamientos y se dejan llevar por la ola que llega. A veces ni siquier tienen opinión propia y se dejan llevar por la corriente de opinión de turno. Y eso no es serio porque perjudica a muchas personas.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Si es que a veces nos definimos en la contradicción. Eso es importante, pero viendo cómo somos hay que admitir que actuar así forma parte del escenario general. Así que habrá que intentar ser coherentes pero asumiendo que "estamos rodeados". Sólo así podremos avanzar.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola María:
No podría resumir mejor el mensaje de la entrada. Somos como somos y sólo asumiendo eso podremos avanzar. Complicado. Pero sólo los que pensamos en positivo hacemos que el futuro tenga "futuro". Y eso dicho con toda la modestia.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Buenisismo Javier!!!
Por supuesto, soy de los de SÍ a las dos, ya ves...
Me ha encantado y REAL MÁS ALLÁ DE LA VIDA MISMA!
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Gracias. Vas a conseguir que me sonroje. Lo cierto es que me he reído solo conmigo mismo mientras escribía. Ya ves, cuanto más te diviertes más éxito tienes.
Un abrazo.

Josito dijo...

Real como la vida misma.
Y creo que las dos respuestas de cada una de las preguntas son coherentes, y respetables.
Un saludo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Josito:
Efectivamente. La complejidad social es enorme y vivimos realidades que tienen multiples interpretaciones. No es lo mismo vivir la emigración en Euskadi, que es muy baja, a vivirla en Cataluña o Andalucía, donde el porcentaje es muchísimo mayor que aquí. Los sentimientos y la percepción de la realidad son totalmente diferentes y como muy bien dices, respetable.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.