HOMEOPATÍA Y MEDICAMENTO: UN OXÍMORON

 Entre los últimos estertores del caso Cifuentes, el clamor social en contra del veredicto y los jueces de "La Manada" y Trump quitándole la caspa a Macron, ha pasado totalmente desapercibido un asunto que no es banal: El Ministerio de Sanidad va a dar el visto bueno a la venta de productos homeopáticos en las farmacias.

Por fin nos la han colado, ya estaban tardando. Se conoce que la presión de las multinacionales que se dedican a este fraude, es demasiado potente como para negarles el derecho a seguir forrándose. Y si bien, estos falsos remedios vivían desde 1994 en un limbo legal que ha estado permitiendo a los laboratorios venderlos en las farmacias sin problemas como un medicamento más, es ahora cuando se va a bendecir su permanencia como "medicamento". Y eso a pesar de que todos los estudios y sociedades científicas concluyen que no sirven contra ninguna dolencia o enfermedad.

La única miserable alegría que nos han dejado es que el envase deberá informar de que el producto de turno "no tiene evidencia terapeútica". Pero bueno, eso lo podrán salvar poniendolo en letra tan pequeña que ni con microscopio.



La presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas, Elena Campos ha dicho: “...es indignante que desoyendo a varias comunidades autónomas, a sociedades científicas e incluso a la Organización Médica Colegial pretendan engañar a los usuarios manteniendo en el mercado “productos de ineficacia demostrada como si fueran medicamentos al uso”.

 Lo curioso del caso es que se van a etiquetar como "medicamento", aunque luego se diga que "no tienen efectos terapeúticos". ¿Medicamento sin efectos terapeúticos...? Dos palabras contradictorias en la misma frase. Un oxímoron.

Vamos que se pasan por el forro toda la seriedad de este asunto.

Y no vale decir que cada uno es muy libre de gastarse su dinero en lo que quiera porque, señores, hay gente que abandona los tratamientos que le prescribe su médico para seguir los de estas multinacionales que lo más que tienen es un efecto placebo. Y velar por nuestra salud es un responsabilidad de los poderes públicos.

Como siempre, esta mierda de gobierno muestra su parte más dura con los débiles y se comporta como un cobarde con los poderosos.

Otra más que nos han colado.

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Me temo que detrás de todo ello hay mucho de economía, las farmacéuticas son estamentos de gran fuerza político-empresarial, aunque no vamos a negar que dentro de la homeopatía hay también mucho listillo, no debemos de olvidar que hasta no hace mucho, la medicina, toda ella, era natural, hierbas y mezclas diversas, lo que debe de quedar de la medicina natural es todo aquello que se demuestre científicamente que sirve, además de obligar a las farmacéuticas a investigar enfermedades raras que, por no ser rentables, no lo hacen.

Saludos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Efectivamente, demostrar científicamente que sirve para algo. Entonces sí que le podremos llamar medicina. Mientras tanto ná de ná.
Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...

Los visitadores médicos, ¿van a regalar cajas de miniaturas de agua del grifo?
No te enfades Javier, que el que manda, manda.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Juan:
No, si enfadarme no me enfado. Estaría todo el día enfadado :-)
Un abrazo.

Myriam dijo...

Un oximoron colado que es una vergüenza.
En fin, tú lo has dicho.

Musu handi bat

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
Una más...
Musu handi bat.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.