¿POR QUÉ SE LLAMA BLACK BERRY?



 "Black Berry's". Montaje realizado por mi amigo Luis Potes para la ocasión

Curiosidades y coincidencias escalofriantes leídas por ahí:

Marguerite Yurcenar, en su magnífico libro "Memorias de Adriano", escribió: "Dudo que toda la filosofía de este mundo consiga suprimir la esclavitud, a lo sumo le cambiarán el nombre".

Hasta no hace mucho tiempo en Estados Unidos, a los esclavos nuevos se les ataba una bola negra de hierro muy irregular (no era una bola perfecta), con una cadena y un grillete, al pie, para que no escaparan corriendo de los campos de algodón. Los amos, para usar un eufemismo (palabra políticamente más correcta, suena más bonito), le llamaban "BlackBerry" (cereza negra). Ese era el símbolo de la esclavitud. Un esclavo estaría forzado a dejar su vida hasta perecer sin poder escapar en esos campos de siembra.

Ahora, a los nuevos empleados no se les amarra una bola de hierro para que no escapen; se les da un "BlackBerry" y quedan inalámbricamente atados con ese "grillete", al igual que los esclavos; no lo pueden dejar de lado y quedan conectados al trabajo todo el tiempo. Es el símbolo moderno de la esclavitud.

Gerentes, ejecutivos/as, directores y empleados/as en general tienen uno, y cualquiera puede ver cómo están pegados a él todo el tiempo; en el baño, en el auto, en el cine, en la cena, al dormirse y no hay forma de escapar cuando les llama el jefe o cuando les mandan correos. No hay manera de decir que no les llegó o que no escucharon, porque ese aparatito avisa si llamaron y no contestaron, si tienen mensajes por leer, si los leyeron y si los demás abrieron sus correos, les marca citas, horarios, les despierta, se apaga solo, se prende solo, y permite, voluntad mediante, estar idiotizado horas en internet, mientras esposas, esposos, novias o novios, hijos y familias reclaman atención.

Y así se ven ejecutivos/as a los que "el jefe" les dio su BlackBerry para que no escapen de los campos del trabajo. Era imposible pensar un nombre mejor…

Quieras o no el móvl "ata".


10 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Es cierto, ese aparatito que empezó con los teléfonos móviles tipo ladrillo y de marca "motorola", fueron los que esclavizaron a las personas, he luchado contra los móviles, a pesar de tener uno y utilizarlo para emergencias, casi siempre se me olvida en casa.

¡¡Ah!! olvidaba que durante más de 35 años he trabajado en una compañía telefónica, que lo mio era incitar al consumo telefónico, pero como siempre he sido una rara avis, yo a contracorriente.

Un saludo.

Tracy dijo...

Genial!!!, A mí también me llamó la atención la frase de Margarite Yurcenar y pensé en las distintas reconversiones que está teniendo la esclavitud.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Emilio Manuel:
Como decía en uno de mis artículos: "sólo los peces muertos van a favor de la corriente". :)
un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Tracy:
Así es.
Es lo que tiene el sistema: que sabe adaptarse a todas las circunstancias.

Katy Sánchez dijo...

Como anécdota no está mal. Es cierto lo de la Black Berry's así se llamaba el grillete. La esclavitud en USA fue sin duda la más lacerante aunque no la única. Y por desgracia aún existe a día de hoy en algunos países.
Pero mucha gente tiene móvil y no tiene curro y la juventud no hace otra cosa que jugar con el móvil.
Las personas que tienen la suerte de trabajar y que les den un móvil tienen que tener cierto nivel, porque las empresas no van regalando ni móviles ni ordenadores por ahí.
Hay tantas esclavitudes que darían para muchos post en eso tiene razón Margarite Yurcenar.
Interesante post.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Efectivamente: hay demasiadas esclavitudes. Muchas de ellas elegidas por nosotros.
Un abrazo.

A.L. dijo...

Pues no había caído en la cuenta. Confieso que soy esclavo de todo.
No tengo un Black Berry's , sino un Nokia, y que no puedo prescindir de él, ni de la lavadora, ni el frigo, ni el coche, ni el ordenata, ni de los aviones, ni de la luz, ni del trabajo.... uffff
De buena gana me iría a vivir a las cavernas.
Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola A.L.:
Bueno, para eso están las vacaciones ¿no? ;)
Un abrazo.

Myriam dijo...

He pensado mucho sobre este tema y coincido con M.Y.

Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
Yo también estoy de acuerdo y es que es un tema muy importante.
Un beso.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.