¿TE FALLA LA DEMAGOGIA?


¿Cada día necesitas más tiempo para preparar tus discursos vacíos?

¿Notas que en los mítines ya no consigues como antes el aplauso fácil?

¿La inseguridad te invade?

¿Ves que tus compañeros de partido comienzan a murmurar?

¿La oposición sonríe de forma condescendiente cuando hablas en el hemiciclo?

¿Estás apurado porque tienes una nueva campaña electoral a la vista?

Está claro: Ya no tienes la chispa de antes.

Pero... NO TE PREOCUPES. Volverás a ser el mismo demagogo de siempre con nuestro método para políticos sin escrúpulos.

"Vendedores de humo". Dibujo de mi amigo Luis Potes para la ocasión


Sólo tienes que llevar siempre contigo el cuadro adjunto. Su manejo es muy fácil:
Se inicia el discurso con la primera expresión de las que aparecen listadas en la Columna 1 y luego se pasa a cualquier frase de la Columna  2, para proseguir con cualquiera de las que integran la Columna  3 y terminar la parrafada con una frase de la Columna 4; se vuelve entonces a otra frase de la Columna 1 y se repite el proceso siguiendo el orden de las columnas.

Puede adornarse agregando citas celebres, refranes y advertencias contra algún enemigo o peligro al gusto del público receptor, pero por sobre todo, di y/o escribe tu perorata con total, imperturbable y convencida seriedad.



Columna 1
Columna 2
Columna 3
Columna 4
Compatriotas:
el obligatorio debate sobre nuestro destino como país
exige que apreciemos la trascendencia
de las políticas de cambio que la Nación demanda.
La responsabilidad que asumimos frente a Uds., reforzada por
la estabilidad de las instituciones democráticas
facilita el análisis objetivo
de un esquema realista para honrar nuestros compromisos externos.
En otro orden de ideas,
el contacto directo con la colectividad
ofrece ámbito fecundo para la visualización
del modelo de desarrollo a seguir en la Postmodernidad.
Percibir el significado que tiene
el estudio reposado y acucioso de los problemas presentes
obliga al examen desprejuiciado
de los escenarios factibles para afrontar los avatares del Siglo XXI.
De igual manera,
la tarea impostergable del progreso nacional
reitera lo cierto de nuestro planteamiento
de las condiciones económicas y sociales existentes.
La urgencia de profundas reformas, pero sobre todo
la revisión serena de los errores del pasado
requiere romper con concepciones desfasadas acerca
de la estrategia apropiada en la coyuntura presente.
La experiencia nos ha probado que
la incidencia de la Revolución Científica y Tecnológica en curso
implica el ajuste para la reestructuración
de los retos que aguardan a este país generoso y resuelto en el próximo milenio.
Así mismo,
el impacto inevitable de la crisis
ayuda a que tomemos conciencia
de los procesos de globalización en marcha.
Resulta obvia la importancia de esto, ya que
la confrontación con los hechos
nos informa y educa también en torno
del esfuerzo por redimensionar un aparato estatal inoperante.
No obstante, cabe recordar que
la dinámica del acontecer actual
permite comprobar claramente los pro y los contra
del balance tras el período histórico que ahora culminamos.
Nuestra conocida postura ante los foros mundiales, así como
la necesidad de incrementar la confianza en el futuro del país
impone un diagnóstico adecuado
de las propuestas de concertación que involucran a la sociedad civil.

PD: No olvides terminar con un slogan; mientras más rimbombante, pegajoso y vacío, mejor.

6 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué buena entrada, por favor!
ero no te preocupes esta pandilla de ineptos la demagogia la traen de fábrica, están hechos para embaucar engañando.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Tracy:
Sí, tienes razón. Va a resultar que ya se lo traen aprendido.
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡¡Extraordinaria entrada, Javier!!

Estoy segura de que a la Presidenta de Argentina le va a servir de maravillas...

Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Myriam:
Seguro que sí. Esta metodología es infalible :)
Un beso.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

ja ja. muy bueno. Y es que no hay nada como el arte de la oratoria

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Sí, muchos piensan que sólo es un arte.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.