INMOLAR = INMORAL


A veces la línea divisoria entre la vida y la muerte es imperceptible. Otras simplemente no existe.

Javier Nart, en la “Columna Invitada” del periódico económico EL ECONOMISTA, escribió hace unos días un artículo titulado ISLAM Y MODERNIDAD. En él nos habla de que prestigiosos personajes de la vida social, cultural y económica de nuestra sociedad nos están previniendo de los peligros del fundamentalismo religioso proveniente del Corán y de la nula compatibilidad de la doctrina de Mahoma con la sociedad moderna.
Como queriendo reforzar este argumento acude a dicho Libro Sagrado para buscar ejemplos del tratamiento específico que se le hace a la mujer:
• “Las mujeres están sujetas a sus maridos, las cuales ni traigan por defuera descubiertos los cabellos” (recuerdo a mi abuela siempre de vestida de luto desde los 35 años y con un pañuelo a la cabeza).
• Las mujeres se vistan decentemente (…) sin cabellos encrespados.
• La virgen no descubra más que los ojos para salir a la calle.
• “Ellos deciden si han de ser sabias o les basta con ser discretas”
Finalizando el artículo nos dice: “Les mentí. Los textos citados no son del Corán, sino cristianos cristianísimos”.
El artículo, muy bien escrito por cierto, me dio mucho que pensar. Coincidencia que en esos días estuve viendo AGORA, de Fernando Amenábar, película que nos habla de la Ciencia y la Religión en tiempos de la Biblioteca de Alejandría. En una de las escenas ya finalizando la película, se lee la Biblia ante un numeroso público y se comprueba que lo que se lee va en la misma línea que lo citado más arriba. Se me ponían los pelos de punto viendo cómo se arengaban las masas cristianas para conseguir el poder civil y subyugar o eliminar a los disidentes. La Ciencia, representada por el personaje de Hipatia fue literalmente masacrada, destruida.
La película me gustó mucho por lo que rebusqué en Internet y encontré unas declaraciones de Amenábar los días del estreno: “Ágora es, en muchos sentidos, una historia del pasado sobre lo que está pasando ahora, un espejo para que el público mire y observe desde la distancia del tiempo y del espacio, y descubra, sorprendentemente, que el mundo no ha cambiado tanto".
Y es verdad, tal vez hayan cambiado los protagonistas pero el guión desgraciadamente sigue siendo el mismo. Lo estamos viendo todos los días en las noticias: Asesinatos, masacres, inmolaciones en nombre al Alá. Fanatismo religioso puro y duro. Pero ¡cuidado! Por favor, no metamos a todos en el mismo saco, que todos los musulmanes no son iguales. Hay que ser justos y separar “el grano de la paja”, porque supongo que la mayoría de los cristianos querrán distanciarse de aquellos escritos denigrantes para la mujer o de aquellos bárbaros que a lo largo de siglos y siglos no han reparado “en gastos” para convertir y/o aniquilar al “infiel”. ¿Verdad? Pues eso, pongamos cada "respeto" en su sitio.
Si me permitís más coincidencias, el 11 de octubre Eduardo Punset escribía una preciosa entrada titulada “La delicadeza de Darwin”. En ella habla de una carta de Darwin en la que dice: “Aunque soy un fuerte defensor de la libertad de pensamiento en todos los ámbitos, soy de la opinión, sin embargo (equivocadamente o no), de que los argumentos esgrimidos directamente contra el cristianismo y la existencia de Dios apenas tienen impacto en la gente; es mejor promover la libertad de pensamiento mediante la iluminación paulatina de la mentalidad popular que se desprende de los adelantos científicos. Es por ello que siempre me he fijado como objetivo evitar escribir sobre la religión limitándome a la ciencia”.
Sigue Punset: “Es fascinante constatar hasta qué punto Darwin tuvo excelso cuidado en mantener el rigor de sus planteamientos científicos sin herir a los que no los compartían. En este sentido (y a nivel anecdótico), no me digan que no era enternecedora la actitud de Emma, la esposa de Darwin, profundamente religiosa, cuando repetía a sus amigos que el mayor de sus pesares era saber que Charles no podría acompañarla en la otra vida”.
Como Darwin, Hipatia, la protagonista de AGORA, “tuvo excelso cuidado en mantener el rigor de sus planteamientos científicos” de principio a fin, sin interferir en ninguna creencia. Y así le fue: Muere asesinada por defender la Libertad de Pensamiento. Muere por defender la Ciencia. Muere porque quería mantenerse al margen. Y eso no podía ser.
Para mi todo esto son ejemplos que nos tienen que hacer aprender como sociedad y como personas. Pero sobre todo deberían hacer reflexionar a los que se esfuerzan tenazmente en que las sociedades asuman sus principios religiosos y éticos y no reparan en medios para conseguirlo. El fin sigue justificando los medios. Triste.
Poco a poco (afortunadamente) los Estados y las Confesiones Religiosas se alejan más y más. Los Países Occidentales (y no todos) podemos estar un poco más avanzados en esta línea, pero queda todavía una parte muy importante del mundo que no. Diferenciar real y claramente el mundo civil del religioso, respetando la Libertad de Pensamiento y los Derechos Humanos, sería un paso muy importante para que el mundo fuese un poco mejor. ¿No os parece?

Y como en Euskadi tenemos nuestra propia versión de la Biblia, aquí os dejo el primer capítulo.

12 comentarios:

Katy dijo...

Hola Javier me ha encantado el video. Estos de la ETB son fantásticos.
Volviendo al artículo siempre hay que separar al Estado de las creencias. Pero debería prevalecer un poco más la ciencia. Porque a veces papa estado es peor y habla como si tuviera la verdad absoluta y fuese Dios mismo. Desde que el mundo es mundo estamos enzarzados con las creencias de unos y otros y nos pegamos incluso dentro de la misma religión, y el que esté "libre de culpa que tire la primera piedra"
El problema no solo son las religiones y la creencias de cada uno, sino de los que la manipulan en beneficio propio. Se pueden hacer dioses de muchas cosas: del sexo, de la droga, del alcohol, del dinero, del poder, de la política, de las sectas etc. Depende de lo que nos quieran vender unos y otros como panacea. Me ha encantado el post.
Un abrazo y feliz finde

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Cualquier religión, cualquier pensamiento suele ser tuneado y, si es posible, ligarlo al estado, de tal manera que estado y religión van de la mano. Curiosamente los paises que mezclan o juntan los dos poderes se caracterizan por ser bastante autoritarios y la libertades cortadas. Lo lógico es la separación. Luego que cada cual crea en lo que considere oportuno.

El fundamentalismo religioso y el antireligioso son igual de dañinos para la sociedad. La libertad de pensamiento para mi es la clave.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Katy:
Tienes mucha razón y además pienso que has dicho algo muy importante: MANIPULACIÓN. Ahora que hay tanta información a menudo me quedo con la sensación de que estamos siendo manipulados de una manera descarada. Aún más si cabe con las religiones, ya que es muy fácil poner a dios por delante para justificar lo que sea, y ahora estoy pensando en los "pobres diablos" que bajo la promesa del paraíso son capaces de hacerse estallar en un mercado lleno de mujeres y niños (como el otro día en Afganistán). Dudo mucho que el suicida de turno sepa realmente por qué ha muerto, por qué ha asesinado. Estoy seguro que muy pocos lo saben y quizá ni estén en ese país.
A pesar de todo, creo que no hay que perder el humor y ya ves... los de VAYA SEMANITA están en todo.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Lo de "tunear" me ha gustado mucho. Es muy gráfico.
Leí en una ocasión que "cualquier teoría puede ser buena mientras haya un número sufiente de ciéntíficos que la avalen" (o algo así). Me hizo mucha gracia y lo recuerdo ahora porque hay mucho listillo que se cree que está iluminado y que está en posesión de la verdad porque "alguien" le ha dado esa iluminación. Y por lo tanto, al estar en posesión de la verdad, los demás tendrán que ser igual que el o ellos ¿no? Pues eso, que termina siendo fundamentalismo.
Gracias por tu aportación y un abrazo.

Germán Gijón dijo...

Hola, Javier:
dicen que la democracia no es el gobierno de la mayoría, sino el respeto a la minoría. En el caso de las religiones, el respeto es el que debe ser la base fundamental y por eso debe ser un capítulo separado del estado, como debe serlo también la justicia y la educación. La creencia nunca puede estar por encima de las personas (de los demás) porque jamás puede pisar el terreno de la libertad, pero el problema es que olvidamos que una cosa son las creencias y otra las personas que consideran y organizan los postulados.
De todas formas, creo que la ciencia pertenece al campo de la razón y la religión al de la creencia o la fe. Evidentemente, si pretendemos situarlos ambos en el mismo contexto, siempre pueden esgrimirse argumentos que las hagan incompatibles. Pero entonces, la pregunta es: ¿cómo es que reconocidos hombres de ciencia y de razón son creyentes?
Un abrazo, Javier

Josito dijo...

Lo que ocurre es que en la actualidad en muchos países musulmanes el Corán no sólo es un libro religioso, sino político, y volvemos a lo de siempre: cuántas barbaridades se han hecho en nombre de DIos!!, ya sea Alá o Jesús.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola German:
La verdad es que este es un tema apasionante y que da para mucho. El que haya hombres de ciencia creyentes sólo demuestra la libertad que tenemos de creer y de elegir. Lo realmente preocupantre es que no hubiese. Fíjate en Darwin: no creía y convivió perfectamente con su mujer que sí lo hacía. ¡Acojonante! (perdón). Me recuerda a un gerente de una empresa de aquí en Barakaldo, que es de EA (escindidos del PNV por la izquierda), que está casado con una mujer del PP. EA y PP en este follón de País. ¡Chapeau! le dije cuando me enteré.
Concluyo: ¡Qué más da si creemos o no mientras nos respetemos!

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Josito:
Y además de religioso desgraciadamente se hace una interpretación que vulnera los derechos humanos. Difícil solución cuando todo estalla y nadie está dispuesto a hablar, como ocurre en Afganistán, Pakistán...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Javi,

Me ha gustado mucho tu artículo. Las tres religiones monoteistas por excelencia, Cristianismo, Islamismo y Judaismo han hecho mucho daño a la Ciencia y en general a la Humanidad, aunque parezca que nos vendan la salvación. Michel Onfray en su libro titulado " Tratado de Ateologia", enseña como estas tres religiones en sus libros sagrados : Biblia, Corán y Torá dan un mensaje de intolerancia sobre todo hacia el prójimo, aunque parezca todo lo contrario. Muy gracioso lo de Vaya Semanita.
Un beso de tu primo Luisma

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Luisma:
Me alegro de "verte" por aquí. Espero que todos bien por casa.
Poco queda por decir a tu comentario. Los hechos son los hechos y no se pueden negar. Otra cuestión es aprender de los errores y EVOLUCIONAR, que visto lo visto les hace falta a las tres... y mucho.
Un abrazo y recuerdos a todos.

Josep Julián dijo...

Hola Javier:
La lectura de tu entrada, amenizada con el video de VS y mientras leía los comentarios me ha hecho recordar este verano cuando estuve en Turquía en pleno Ramadán.
Visitábamos una mezquita cuando a la salida una señora del grupo empezó a desproticar contra los musulmanes llamándoles "fanáticos" porque le habían obligado a entrar con el cabello cubierto, pero se olvídó de que aún siendo Ramadán y en hora de rezo nos dejaron entrar y campar a nuestras anchas por la mezquita, que en la Basílica de San Pedro hasta hace poco las mujeres no podían entrar sin mantilla (y no digamos en Semana Santa en tantos y tantos lugares) y que en Turquía el estado es laíco y no sólo eso sino que el imán de una mezquita turca está obligado a leer la "homilía" que le manda el estado y no la del "obispo" como aquí.
Ahora, eso sí, lo nuestro que no nos lo toquen ni de coña. En fin, que con la Iglesia hemos tomado, amigo Sancho.
Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Josep Julián:
Pues es que... más claro agua. Y estos son los que campan a sus anchas creyéndose con derecho a todo y menospreciando al otro. Son los que velan por nuestros "valores eternos" para salvarnos de no sé qué.
Y esto es lo que vemos de cerca, que por otros países también habrá unas cuantas cosas que callar, ¿no te parece?
Un abrazo.

Publicar un comentario

Después de pulsar PUBLICAR UN COMENTARIO, pulsa TAB hasta ver bien la palabra de verificación. Gracias.